Devocional cristiano de hoy: ¿Qué debe la gente buscar para tener una significativa vida?

El Señor Jesús: “Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?” (Mateo 16:26).

✼•┈┈┈┈•✼•┈┈┈┈•✼•┈┈┈┈•✼•┈┈┈┈•✼•┈┈┈┈•✼•┈┈┈┈•✼•┈┈┈┈•✼

Devocional cristiano de hoy: ¿Qué debe la gente buscar para tener una significativa vida?

Durante el cierre de Wuhan, un vídeo en Internet llamó la atención de la gente: una persona dobló algunos aviones de papel con una cantidad de cien yuanes rojos, tirándolos por la ventana uno por uno, la imagen estaba llena de desesperación e impotencia. Esto hace que la gente se pregunte: pasamos nuestras vidas buscando el dinero, la fama y la fortuna, pero cuando llega la muerte, estos no se pueden intercambiar por la vida. ¿Qué persiguen las personas para tener una significativa vida?

El Señor Jesús: “Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?” (Mateo 16:26).

Dios dice: “Las personas gastan su vida persiguiendo el dinero y la fama; se agarran a un clavo ardiendo, pensando que son sus únicos apoyos, como si teniéndolos pudiesen seguir viviendo, eximirse de la muerte. Pero sólo cuando están cerca de morir se dan cuenta de cuán lejos están estas cosas de ellas, cuán débiles son frente a la muerte, cuán fácilmente se hacen añicos, cuán solas y desamparadas están, sin ningún lugar adónde ir. Son conscientes de que la vida no puede comprarse con dinero ni fama, que no importa cuán rica sea una persona, no importa cuán elevada sea su posición, todas las personas son igualmente pobres e intrascendentes frente a la muerte. Se dan cuenta de que el dinero no puede comprar la vida, que la fama no puede borrar la muerte, que ni el dinero ni la fama pueden alargar un solo minuto, un solo segundo, la vida de una persona”.

Al ser la esencia de Dios es santa, esto significa que sólo por medio de Él puedes recorrer el camino brillante y correcto que cruza la vida; sólo a través de Dios puedes conocer el significado de la vida, puedes vivir la humanidad real, poseer la verdad, conocerla y obtener la vida desde la verdad. Sólo Dios mismo puede ayudar al hombre a apartarse del mal y librarse del daño y del control de Satanás. Aparte de Dios, nadie ni nada puede salvarte del mar de sufrimiento, para que dejes de sufrir: esto queda determinado por la esencia de Dios. Sólo Él mismo te salva tan desinteresadamente, sólo Él es responsable en última instancia por tu futuro, tu destino y tu vida, y Él lo dispone todo para ti. Esto es algo que nada creado o no creado puede conseguir”.

Aprender más: Cuál es el significado de la vida

Las escrituras tomadas de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA) Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.LBLA.com.

Despertar espiritual de los “ángeles blancos” (Parte 1)

Soy una médico retirada tratante en obstetricia y ginecología. Gasté la mayor parte de mi vida en un vacío sobrecargado de trabajo.

Soy una médico retirada tratante en obstetricia y ginecología. Gasté la mayor parte de mi vida en un vacío sobrecargado de trabajo. Me rompí la cabeza para lograr estatus, fama y fortuna, y no tenía escrúpulos en mis esfuerzos para ganar dinero, corriendo apresuradamente durante varias décadas. Incluso traicioné a mi propia conciencia y personalidad, y perdí mi humanidad y racionalidad, viviendo sin ningún sentido. Hasta que un día cuando leí la palabra de Dios Todopoderoso y vi la verdad de que yo había sido corrompida por Satanás, tuve gradualmente un despertar espiritual…

El anhelo de un pilar fuerte

Nací en la ciudad de X. Mi padre era un encargado veterano, honesto y leal, sin ningún poder real en su lugar de trabajo, y mi madre no trabajaba. En 1972, cuando me gradué del instituto, hice exámenes universales y, después de muchas selecciones, fui asignada a un gran hospital en la ciudad de X para preparación y estudios. Allí descubrí que las oportunidades de ascenso no dependían de la ética y habilidad médica de uno, sino más bien de los contactos y del dinero que uno tenga. Una y otra vez veía a personas a mi alrededor obtener beneficios materiales a través de sus contactos y, por muy bien que yo trabajara, como no tenía dinero ni contactos, no me ocurría nada bueno y siempre era discriminada por los demás. En ese punto, yo no me sentía de buen humor y pensaba que si pudiera tener un pilar sólido, sería mucho mejor y yo sería capaz de mejorar notablemente mi situación.

La fama y la fortuna que un “padrino tras bambalinas” me trajo

En una ocasión, oí sin querer a mi padre decirle a mi madre que su amigo había llegado a ser teniente de alcalde en nuestra ciudad. De pronto, mis ojos se iluminaron. ¡Era una oportunidad que no se podía perder y que no ocurriría de nuevo! Pregunté apresuradamente a mi padre sobre la situación de la familia del teniente de alcalde, pensando: Mi familia, después de todo, también tiene un “padrino tras bambalinas”. Sin revelar mis intenciones, decidí que debía lograr mis objetivos con la ayuda de ese contacto. Así que recomendé a mi decano al teniente de alcalde y estuve enviando pequeños regalos a mi decano. Después, el decano me apoyó y me ofreció varias oportunidades para que mostrara mis talentos. Superados toda clase de exámenes y evaluaciones, me convertí en una doctora en obstetricia y ginecología con una rica experiencia clínica y cierta reputación. De esta forma, durante varios años consecutivos, obtuve el premio al mérito de la ciudad y el título honorífico de miembro destacado del equipo médico. También di conferencias en las clases del personal técnico de muchos hospitales. Esto satisfacía completamente mi vanidad.

“Lavado de cerebro” por las trampas corporativas

En el pasado, yo pensaba a menudo que el hospital era un lugar para salvar vidas y ayudar a los heridos, y que la profesión de doctor era sagrada. Las personas llamaban a los doctores “ángeles blancos”. Pero, cuando me convertí realmente en doctora, una vez que tuve algún entendimiento de la historia real de los hospitales, supe que este no era el caso en realidad. Hay luchas internas entre los doctores. Es un caso de si tú peleas yo lucharé. Todos son tigres sonrientes: amables por fuera y crueles por dentro, atacándose y poniéndose zancadillas en privado. La administración hospitalaria presenta farmacéuticos a los hospitales con ánimo de lucro. Además, la administración del hospital saca tajada de ellos; incluso el Ministro de Salud y los ministros de otras industrias envían a los hospitales a personas que venden medicamentos y la administración del hospital nos pide que recetemos aquellos de los que se puede sacar la mayor tajada. Lo más reprobable es que invitan a verdaderos estafadores corporativos (personas que no entienden de medicina) a darnos conferencias al equipo médico. Nos enseñaban a recibir y despedir a los pacientes con sonrisas, a ganarnos engañosamente su confianza y a encontrar formas y medios para sacarles dinero. También nos pedían cosas que dañaban a nuestra integridad moral, como: inventar una enfermedad donde no había ninguna; tratar una enfermedad sencilla como una grave; usar sólo la mitad de la dosis en las inyecciones (pero cargar de acuerdo con una dosis completa), porque de esta manera, la enfermedad del paciente se reducirá, pero no mejorará con tanta rapidez y, una vez que el paciente se haya gastado casi todo su dinero, se puede usar la dosificación que debería darse y al hacerlo, podemos cobrar un tratamiento más alto y otros honorarios. En resumen, nos decían que debemos robar todo el dinero del paciente y que eso cuenta como estar cualificado. El coste de los honorarios de un día para estas trampas corporativas era tanto como decenas de miles de yuanes y el decano incluso hacía referencia a estas teorías absurdas de mentirosos como “secretos industriales”.

Yo fui asimilada

Tras oír esta teoría, me sentí muy enojada en ese momento: los pacientes que tienen una enfermedad ya están sufriendo mucho. Si además los “extorsionamos”, ¿qué les ocurrirá entonces? Yo no quiero unirme a ellos en sus hechos malvados al hacer tales cosas inadmisibles. Pero más adelante vi a colegas comiendo alimentos de lujo y vistiendo ropa de lujo, que habían comprado coches y construido edificios, y que estaban viviendo un estilo de vida de alta calidad. Miré de nuevo mi exiguo salario mensual, con el que tenía justo lo suficiente para cubrir el coste de la vida y me sentí de alguna forma desequilibrada en mi interior. Esto junto con que los colegas venían a verme personalmente para mostrarme la forma de enriquecer el patrimonio de mi familia, distorsionó gradualmente mi perspectiva sobre la vida y no pude evitar unirme a las filas de los que “extorsionaban” a los pacientes. Desde entonces yo, como otros doctores, prescribía largas recetas y prescribía medicamentos sin ton ni son. Al principio, aún tenía algún sentido de la conciencia, pero frente a los inmensos beneficios monetarios, la poca compasión que sentía desapareció totalmente. Poco a poco, me volví cada vez más fraudulenta y aprendí cómo medir a las personas, consiguiendo inmensos beneficios para el hospital y llenándome también los bolsillos. El dinero se convirtió en mi fuente de vida y yo veía a los pacientes como si fueran dinero. Gané dinero para el placer y el disfrute. En ese momento, cambié de doctora meticulosa a despiadada “ejecutora”.

Además de ganar dinero engañando en el hospital, también amplié mis actividades fuera del mismo. Desde 1996, pasaba mi tiempo libre visitando hospitales del municipio y atendiendo a pacientes; incluso robé equipamiento médico de los hospitales para llevar a cabo operaciones fuera, como otros doctores hacían. Además, también abusé de mi posición para recetar más medicamentos y quedarme con ellos para venderlos por fuera cuando diera consulta médica. Así, estaba muy ocupada yendo y viniendo para ganar dinero. Mis ingresos por fuera del hospital eran tres o cuatro veces mi salario normal. Fui controlada por los intereses durante siete años. Hasta que no sufrí el SARS en 2003, no dejé finalmente el trabajo externo.

¿Equivale el dinero a felicidad?

Al no visitar ya a pacientes fuera del hospital, tenía más tiempo libre. Cuando llegaba la tranquilidad de la noche, yo me preguntaba frecuentemente: ¿Qué me han traído realmente tantos años de ir y venir? Solía creer que, al tener dinero, mi familia estaría feliz y segura, pero ese no era el caso en absoluto. Recordé mi vida hasta ese momento, mi marido vio que yo podía ganar dinero y no había trabajado durante casi treinta años; él pasaba días enteros apostando en salas de mahjong y también tuvo una aventura amorosa. Volvía a casa habitualmente a las tres o cuatro de la madrugada y yo me enojaba tanto que reñía con él todo el día e incluso llegábamos a las manos. Después de discutir, las lágrimas corrían por mis mejillas. Mi hija vio que yo podía ganar dinero y, desde temprana edad, se acostumbró a comer bien, vestir ropa de diseñadores y usar cosméticos de lujo. Desde joven, nunca se preocupó por las demás personas. Cuando ella se casó, le compré un nuevo apartamento y después quería un apartamento con ascensor y no le gustaba el coche que conducía y quería sustituirlo por uno nuevo… Mi hija y mi yerno deseaban más y más. Cuando yo no podía satisfacer sus exigencias, ellos me maldecían a mis espaldas… ¿Es esta realmente la vida que quiero? ¿Qué me ha traído realmente el dinero? ¿Felicidad? ¿Seguridad? ¿Felicidad familiar? ¡Ninguna de esas cosas! Y todos estos años yo he hecho tantas cosas imperdonables y siempre había un sentimiento de temor en mi corazón, miedo de que ocurriera un incidente medico algún día. Estas presiones invisibles no me dejaban respirar.

No sé cuántas veces he suspirado: Oh Cielo, ¿cuál es el sentido de que la gente viva? ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Es seguro que tengo que ser una máquina de hacer dinero toda la vida? El dinero sólo puede traer felicidad momentánea, pero no puede traerme la felicidad real. Sólo me trajo vacío del alma, una conciencia culpable, humanidad degenerada y discordia en la familia. Yo estaba viviendo de una manera particularmente dolorosa e inútil, pero era incapaz de librarme de mis deseos interminables e incluso menos capaz de librarme de las leyes de supervivencia de esta sociedad malvada. Yo no sabía qué dirección tomaría ni durante cuánto tiempo podría sostenerme. Me sentía particularmente sola y siempre había un sentido de pérdida en mi corazón que nunca antes había experimentado. No sé cuántas veces quise encontrar un lugar donde no hubiera nadie para poder llorar…

Llega el evangelio de Dios y mi alma se despierta

No sé cuándo empezó mi hija a creer en Dios, pero un día ella dejó una copia del libro “El rollo abierto por el Cordero” en mi casa. Lo tomé, lo hojeé y de repente vi un pasaje: “Hay un enorme secreto en tu corazón. Nunca has sabido que está allí, porque has estado viviendo en un mundo sin una luz que ilumine la estancia. Tu corazón y tu espíritu han sido robados por el maligno. Tus ojos están cubiertos por la oscuridad; no puedes ver el sol en el cielo, ni las estrellas titilando en la noche. Tus oídos están obstruidos por palabras engañosas y eres sordo a la voz estruendosa de Jehová, y al sonido de las aguas que fluyen desde el trono. Has perdido todo lo que te pertenecía y todo lo que el Todopoderoso te había concedido. Has entrado en un mar infinito de amargura, sin tener fuerzas para ser rescatado, sin esperanzas de supervivencia, abandonado únicamente para luchar y para estar en ajetreos de aquí para allá… A partir de ese momento, estás condenado a verte aquejado por el maligno, mantenido alejado de las bendiciones del Todopoderoso, fuera del alcance de las provisiones del Todopoderoso, y te has embarcado en un camino sin retorno. Un millón de llamadas difícilmente pueden despertar tu corazón y tu espíritu. Duermes profundamente en las manos del maligno, quien te ha atraído engañosamente a un reino ilimitado, sin dirección, sin señales en la vía. De allí en adelante, has perdido tu pureza original, tu inocencia, y comenzaste a esconderte del cuidado del Todopoderoso. El maligno maneja tu corazón en todos tus asuntos y se convierte en tu vida. Ya no le temes, ya no lo evitas, ya no dudas de él. En vez de eso, lo tratas como al Dios en tu corazón. Comienzas a consagrarlo, a adorarlo, a ser inseparable como su sombra, y os comprometéis mutuamente el uno con el otro en la vida y en la muerte”.

“Todopoderoso tiene piedad de esta gente que sufre profundamente. Al mismo tiempo, Él está harto de esa gente que no tiene conciencia, porque Él tiene que esperar demasiado tiempo la respuesta de los humanos. Él desea buscar, encontrar tu corazón y tu espíritu. Él quiere darte alimento y agua y despertarte, para que ya no tengas sed, ya no tengas hambre. Cuando estés cansado y comiences a sentir la desolación de este mundo, no te sientas perplejo, no llores. Dios Todopoderoso, el Velador, acogerá tu llegada en cualquier momento. Él está velando a tu lado, esperando a que regreses, Él está esperando ese día cuando recobres tu memoria de repente, que te hagas consciente del hecho de que tu procedes de Dios, y que de alguna manera y en algún lugar, una vez te habías perdido, cayendo inconsciente al borde del camino y luego sin saberlo, haber tenido un padre. Luego tomas conciencia de que el Todopoderoso ha estado allí vigilando, esperando todo el tiempo tu regreso. Él anhela amargamente, esperando una respuesta que nunca llega. Su vigilancia no tiene precio y es por el corazón y el espíritu de los seres humanos. Tal vez esta vigilancia sea indefinida, y quizá esta vigilancia ya esté llegando a su fin. Pero tú debes saber exactamente dónde están tu corazón y tu espíritu en este instante” (‘El suspiro del Todopoderoso’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Estas palabras describían el dolor en mi corazón y estaban llenas del toque de trompeta de Dios para mí. Estas cálidas palabras consolaron mi corazón y me hicieron sentir como si yo hubiera encontrado un padre al que había perdido durante muchos años. Me conmoví hasta llorar. Pensé en esta vida de lucha por la fama y fortuna por cualquier medio y de destrucción de mi propia conciencia para ganar dinero. Sin embargo, cuando conseguí estas cosas, mi alma estaba vacía y lastimada, triste y desamparada. Yo también había tomado muchísimos riesgos para ganar dinero y había perdido mi conciencia en mi lucha por obtener beneficios. Vivía cada vez con más dolor y me encontraba a menudo bajo una elevada presión mental, lo que frecuentemente me provocaba insomnio por las noches. Los muchos años de trabajo duro no me habían traído la felicidad, sino que se habían cambiado por una familia rota y la desconfianza de los amados… En ese momento, con el libro en mis manos, recordando los momentos de tristeza que había pasado en este mundo, las lágrimas fluyeron sin control… En ese momento, recordé de pronto que mi hija había dejado ese libro allí, la llamé inmediatamente y le pedí que viniera a hablar conmigo. Mi hija volvió y vio el libro en mis manos y mis ojos rojos, parecía como si ella supiera lo que me estaba pensando y me dijo: “Mamá, sé que estás pasando mucho dolor. Puedo entender cómo te sientes ahora. Cree en Dios. Sólo Dios puede poner remedio a todo tu dolor. Yo también acabo de empezar a creer en Dios. Yo pretendía originalmente leer la palabra de Dios, entender algunas verdades y hablar después contigo, pero como tú viste las palabras de Dios hoy, este es el tiempo que Dios ha preparado para nosotras…”. Me compartió entonces la obra de los últimos días de Dios. A través de lo que me habló mi hija, supe que Dios había venido en los últimos días para declarar verdades que salven a las personas, es decir, para cambiar el carácter corrupto de las personas, para salvarlas completamente de las aflicciones de Satanás y hacer que vivieran bajo el cuidado y protección de Dios… Al rememorar este último período de tiempo en que mi hija ya no me había pedido dinero y que, por el contrario, era más considerada y atenta conmigo, yo vi que sólo Dios pudo hacer que ella cambiara de esta manera, yo estaba segura de que esta era la voz del Dios verdadero y acepté felizmente la obra de los últimos días de Dios Todopoderoso.

Recomendación: Crecimiento espiritual

Encontrar el significado de la vida, cómo convirtió el dolor en alegría

Una mañana, hubo una gran conmoción en nuestro vecindario. Cuando le pregunté a mi mamá al respecto, me dijo que un estudiante universitario de 28 años en nuestro edificio había desarrollado depresión debido al estrés relacionado con el estudio y se había suicidado saltando desde el techo.

Por Shi Lan

Nota del editor: La mayoría de la gente cree que «el conocimiento puede alterar el propio destino», pero ¿es este realmente el caso? En la búsqueda del conocimiento, muchas personas pasan por períodos agotadores de estudio diligente, pero, como resultado, sobrecargan sus cerebros, llevan estilos de vida desequilibrados y terminan sufriendo de todo tipo de enfermedades. En última instancia, no sólo son incapaces de alcanzar el éxito y la fama, deben vivir con el tormento de sus sueños destrozados. Shi Lan solía ser una de esas personas. Cuando sus sueños se interrumpieron, ¿cómo superó la agonía subsiguiente y encontró una nueva dirección en la vida? Sigue leyendo para escuchar su experiencia.

«Alguien ha saltado desde el techo!»

«Llama al 911 de inmediato!»

Una mañana, hubo una gran conmoción en nuestro vecindario. Cuando le pregunté a mi mamá al respecto, me dijo que un estudiante universitario de 28 años en nuestro edificio había desarrollado depresión debido al estrés relacionado con el estudio y se había suicidado saltando desde el techo.

Al oír esto, me pareció una gran lástima que la vida de este estudiante hubiera sido acortada en la flor de la vida. Al mismo tiempo, tuve una reacción muy personal, ya que yo también era estudiante y anteriormente me había enfermado mucho debido al estrés de los estudios…

Para hacer realidad mi sueño de asistir a la universidad, llevé mi cuerpo hasta el borde

Nací en una comunidad agrícola y, debido a nuestras humildes circunstancias, me aferré a la máxima de que uno: «Distinguirse y honrar a los antepasados» más rígidamente que la mayoría. Esperaba poder ingresar en una prestigiosa universidad, encontrar un buen trabajo después de la graduación, disfrutar del botín de lujo y riqueza y ganarme la admiración de mis compañeros del pueblo. Con este fin, desde una edad temprana, estudié diligentemente y cuando llegué a la secundaria, comencé a trabajar aún más duro. Sentí que ir a casa a almorzar estaba retrasando mis estudios, así que la mayoría de los días me quedaba en la escuela y continuaba trabajando mientras mordisqueaba un bollo frío. Durante ese tiempo, la «Sin dolor no hay ganancia» era lo que me motivaba a continuar con mis estudios diligentes. Tres años más tarde, tal como lo había deseado, probé en la mejor escuela secundaria de todo el condado. Estaba tan emocionada y pensé que me estaba acercando cada vez más a la realización de mis sueños. Mis padres estaban muy orgullosos de mí y todos mis parientes elogiaban mis logros. Sin embargo, nunca imaginé que este sería el comienzo de la mayor experiencia de mi vida.

Todos los estudiantes más talentosos de todo el condado asistían a esta escuela secundaria. Comparada con la mayoría de estos estudiantes, yo no era destacada. A pesar de que estudiaba noche y día incesantemente, mis puntuaciones en el examen de ingreso a la universidad todavía no cumplían con los requisitos de ingreso para las escuelas más prestigiosas. Sin embargo, no me rendí y ni acepté mi fracaso y decidí repetir mi último año. Durante ese año, a menudo pensaba: «Si todavía no paso la prueba en una escuela prestigiosa este año, ¿qué haré? ¿Qué pensarán los demás de mí? ¿Seguiré teniendo alguna perspectiva para el futuro?» Bajo esta inmensa presión, estaba acabada como un reloj en verano, trabajando incesantemente a través de todas las horas del día. Sólo dormía una o dos horas por noche e incluso estudiaba durante las comidas. Ni siquiera hablaba con mis compañeros de clase sobre nada más que nuestros estudios. Debido a que había pasado tanto tiempo sin dormir, para el final de la primera mitad del semestre comencé a experimentar insomnio y también desarrollé tinnitus, alucinaciones auditivas y una variedad de otros síntomas. Me vi obligada a suspender mi educación y me internaron en un hospital para recibir tratamiento. Sin embargo, siempre ambiciosa, no estaba dispuesta a renunciar al examen de ingreso, así que tan pronto como mi condición se había estabilizado un poco, inmediatamente regresé a la escuela y me sumergí de nuevo en el estresante mundo de los estudios, haciendo el empujón final antes del examen de ingreso. A través de estos esfuerzos incesantes, finalmente aprobé el examen de ingreso.

Así como estaba celebrando el hecho de que había dado un paso más cerca de mis sueños, el estrés de la escuela y mi propia ansiedad me llevaron a enfermar una vez más. Fui readmitido en el hospital antes de recibir mi diploma. Este episodio fue mucho peor que el anterior, ni siquiera era capaz de cuidar de mí misma, ya que pasaba todo el día en mi cama de hospital en un semi-estupor. Mi médico dijo que sería difícil controlar más recaídas sin medicación de por vida y que no sería capaz de soportar estar bajo demasiado estrés en el futuro…

Con mis sueños destrozados, mi vida entró en una fase muy oscura

Después de esto, no volví a vivir como una persona normal. La perspectiva de tener un trabajo se convirtió en una esperanza lejana, por no hablar de la construcción de una carrera. Debido a la naturaleza inestable de mi enfermedad, me vi obligada a tomar somníferos para regular mi sueño, pero poco a poco comencé a acumular resistencia. Incluso después de tomar mi medicamento, todavía sería incapaz de dormir y así que poco a poco tuve que aumentar mi dosis. Una vez, tomé siete pastillas antes de poder dormir, pero esto me llevó a entrar en coma, lo que aterrorizaba absolutamente a mis padres. Me llevaron a todo tipo de médicos y gastaron cantidades exorbitantes de dinero. Los caros honorarios médicos eran una pesada carga para mis padres, que no estaban en una gran situación económica para empezar. Estaba en una gran agonía. Pensé: «¿Así será para el resto de mi vida? ¿Realmente no hay esperanza de recuperación?» Cada vez que pensaba en cómo mis sueños de distinguirme y honrar a mis antepasados se rompían por completo, me volví desesperada y sentía una tristeza indescriptible. Especialmente cuando pensaba en cómo no sólo había sido incapaz de mejorar la vida de mis padres, sino que había aumentado su carga, me volví increíblemente triste y pesimista y sentí que no tenía sentido vivir de esta manera. Sólo quería acabar con mi vida y dejar que se haga con …

Justo cuando me sentía más atormentada e indefensa, mi madre aceptó la obra de Dios en los últimos días. Los hermanos y hermanas a menudo venían a nuestra casa para reuniones. No me discriminaron porque era una inválida, sino que mostraban preocupación y solicitud por mi condición. Sentí que los hermanos y hermanas eran bastante cálidos y amables y realmente disfruté interactuando con ellos, reuniéndome con ellos, leyendo la palabra de Dios y cantando en alabanza a Dios. Poco a poco, mi estado emocional mejoró y pude dormir por la noche.

Sin embargo, cada vez que me enteraba de que uno de mis compañeros de clase estaba siendo promovidos o se hacía rico, me sentía angustiada. Un día, escuché que mi mejor amiga de la escuela había sido contratada como empleada del gobierno, estaba trabajando en una agencia del gobierno y ya había sido ascendida a jefe asistente de sección. Me sentí extremadamente envidiosa y un poco infeliz. Pensé para mí misma: «¡Solíamos ser compañeras de clase y nuestras calificaciones eran más o menos las mismas, pero ahora ella ha logrado el éxito profesional, mientras que yo me he caído a este punto bajo!». Llamé a mi amiga para felicitarla, pero, para mi sorpresa, ella sólo hizo algunos comentarios superficiales y luego encontró una excusa para colgar el teléfono. Me sentía increíblemente triste, sabía que ella me despreciaba porque estaba enferma y no tenía trabajo. Si tuviera un trabajo brillante como el de ella, ciertamente todos me admirarían. De repente tuve la necesidad de salir al mundo y tratar de hacerlo en grande, pero mis padres no me dejaban mudarme por trabajo y me encontraron un trabajo como maestra sustituta en una escuela primaria.

Sin embargo, yo era como un globo sobre inflado, si me dieran la mínima cantidad de presión me haría estallar. No había estado trabajando por mucho tiempo cuando me enfermé de nuevo. Mi cabeza a menudo se sentía pesada y mis oídos sonaban constantemente. Por la noche comencé a experimentar insomnio de nuevo, y comencé a dormir durante el día y a quedarme despierta durante la noche. Como resultado, no pude trabajar mis horas normales. A pesar del hecho de que el trabajo de enseñanza era bastante relajado y había un montón de tiempo de inactividad, todavía no podía manejarlo y tenía que renunciar y seguir recuperándome en casa. Mi madre suspiró y gimió con tristeza y mi padre estaba tan asustado por todo el asunto que no me dejaba salir a buscar otro trabajo, temiendo que si recaía en el trabajo no sería capaz de encontrar el camino a casa. Todos en el pueblo tenían sus opiniones sobre mí. Decían que me había sobre-agotado con el estudio y mi primo se burlaba de mí llamándome una «buena para nada». Cuando pensé en cómo una vez había sido el orgullo de mi familia y cómo ahora todo el mundo me despreciaba y me evitaba, me sentía increíblemente triste. ¿No habían sido suficientes todos mis esfuerzos de estudio para poder distinguirme y ser admirada? Entonces, ¿por qué todo lo que obtuve por mis estudios diligentes fue este cuerpo plagado de enfermedades y las burlas y el desprecio de mis compañeros? Mis sueños y esperanzas se habían convertido en metas inalcanzables, ¿qué valor tenía el vivir así?

Las palabras de Dios revelaron que todo el tiempo había perseguido la dirección equivocada en la vida

Las cosas persistieron de esta manera, hasta que un día leí un pasaje de la palabra de Dios y finalmente entendí la fuente de mi sufrimiento. La palabra de Dios dice: «En realidad, independientemente de lo nobles que sean los ideales del hombre, de lo realistas que sean sus deseos o de lo adecuadas que puedan ser, todo lo que el hombre quiere lograr, todo lo que busca está inextricablemente vinculado a dos palabras. Ambas son de vital importancia para la vida de cada persona y son cosas que Satanás pretende infundir en el hombre. ¿Qué dos palabras son? Son ‘fama’ y ‘ganancia’. Satanás usa un tipo de forma muy sutil, muy de acuerdo con las nociones de las personas; no es una clase de forma radical cualquiera. En medio de la inconsciencia, los seres humanos llegan a aceptar la forma de vivir de Satanás, sus normas de vida, y establecen metas y una dirección en la vida, y al actuar así, también llegan sin saberlo a tener ideales en la vida. Independientemente de lo altisonantes que estos ideales parezcan en la vida, sólo son un pretexto inextricablemente vinculado a la fama y la ganancia. Cualquier persona importante o famosa y, en realidad, todas las personas, todo lo que siguen en la vida sólo se relaciona con estas dos palabras: ‘fama’ y ‘ganancia’. Las personas piensan que una vez que han obtenido la fama y la ganancia, pueden sacar provecho de ellas para disfrutar de un alto estatus y de una gran riqueza, y disfrutar de la vida. Una vez que tienen fama y ganancia, pueden sacar partido de ellas en su búsqueda del placer y su disfrute sin escrúpulos de la carne. De buena gana, aunque sin saberlo, las personas toman su cuerpo, su mente, todo lo que tienen, su futuro y su destino y se los entregan a Satanás para obtener la fama y la ganancia que desean. Los seres humanos realmente hacen esto sin un momento siquiera de vacilación, ignorando siempre la necesidad de recuperarlo todo. ¿Pueden las personas seguir teniendo algún control sobre sí mismas una vez que se refugian en Satanás y se vuelven leales a él de esta forma? Desde luego que no. Están total y completamente controlados por Satanás. También se han hundido de un modo completo y total en un cenagal y son incapaces de liberarse a sí mismos» (‘Dios mismo, el único VI’ en «La Palabra manifestada en carne»).

Habiendo leído las palabras de Dios, reconocí que la fuente de todo mi sufrimiento era la corrupción y el tormento de Satanás. Porque en el pasado, he estado bajo la influencia sutil y el envenenamiento de tales principios satánicos, la lógica y las filosofías de la vida como: «Distinguirse y honrar a sus antepasados» «El hombre lucha hacia arriba; el agua fluye hacia abajo» y «Sin dolor no hay ganancia» Desde muy joven pensé que sólo ingresando en una universidad superior, encontrando un buen trabajo, viviendo el estilo de vida de la élite y ganándome la admiración de mis compañeros tendría mi vida valor y significado. Como resultado, desde la escuela primaria hasta la universidad, fui una «máquina de estudio»: estudié incesantemente, permaneciendo despierta toda la noche e incluso estaba dispuesta a sacrificar mi propia salud en el proceso. Sin embargo, al final, no sólo no obtuve éxito y fama, sino que terminé desarrollando una enfermedad mental como resultado del agotamiento excesivo y no pude llevar una vida normal. A pesar de todo esto, cada vez que escuchaba que uno de mis compañeros de clase había sido promovido y se había hecho rico, me ponía triste con mi vida promedio, y desearía salir al mundo y hacerlo en grande, sin tener en cuenta mi enfermedad. Sin embargo, para mi sorpresa, esto sólo me haría recaer y me veía obligada a volver a casa para recuperarme. Sólo entonces me di cuenta de que Satanás había usado la fama y la fortuna para tentarme y llevarme a pasar más de diez años de mi vida en un estudio agotador, ¿y qué obtuve de todo esto? Me atormentaba una enfermedad recalcitrante, desarrollaba problemas de salud mental, se debilitaba y mi corazón y mi alma se sumergieron en el mayor sufrimiento. Pensé en cómo cuando estaba en el hospital recibiendo tratamiento, vi a muchos como yo que habían sobrecargado sus cerebros a través del estudio y desarrollado condiciones psicológicas como resultado. En su estado de estupefacción, continuamente murmuraban: «Quiero probar en la Universidad de Tsinghua» o «Quiero probar en la Universidad de Pekín». [a] Era un estado lamentable de contemplar. Habiendo pensado en esto, era aún más claro para mí, que la fama y la riqueza no son cosas positivas, sino más bien las herramientas que Satanás utiliza para tentar, corromper, sabotear y devorar a los hombres. Quién sabe cuántos han renunciado a todo en la búsqueda de la fama y la riqueza, agotándose y sometiéndose a todo tipo de sufrimiento. ¿Quién sabe cuántos han caído en la trampa de Satanás, sacrificando una infancia potencialmente maravillosa y una vida preciosa en nombre de la fama y la riqueza? Si no hubiera sido por la revelación de las palabras de Dios, nunca me habría dado cuenta de la raíz de mi sufrimiento y, en última instancia, habría sido derribada por Satanás sin siquiera saber lo que había sucedido, ¡cuán terrible es Satanás! Habiéndome dado cuenta de todo esto, vi que la palabra de Dios es verdaderamente preciosa. Sólo leyendo la palabra de Dios y comprendiendo la verdad somos capaces de discernir cosas positivas y negativas, ver a través de la traición de Satanás y mantenernos lejos del daño de Satanás.

Aferrándose al significado de la vida, cambiando la dirección en la búsqueda de la vida

Después de eso, leo diligentemente la palabra de Dios en casa todos los días. Una vez, leí los siguientes dos pasajes de la palabra de Dios: «Debido a la soberanía y la predestinación del Creador, un alma solitaria que empezó con nada a su nombre consigue unos padres y una familia, la oportunidad de ser un miembro de la raza humana, de experimentar la vida humana y ver el mundo; y también consigue la oportunidad de experimentar la soberanía del Creador, de conocer la maravilla de la creación del Creador y, sobre todo, de conocer y someterse a la autoridad del Creador. Sin embargo, la mayoría de las personas no aprovecha realmente esta oportunidad excepcional y fugaz. Uno agota toda una vida de energía luchando contra el destino, gasta todo su tiempo ajetreado intentando alimentar a su familia y yendo y viniendo entre la riqueza y el estatus. Las cosas que las personas valoran son la familia, el dinero y la fama; consideran que son las cosas más valiosas en la vida. Todas las personas se quejan de sus destinos, pero relegan en sus mentes las preguntas que son más imperativas de examinar y entender: por qué está vivo el hombre, cómo debería vivir, cuál es el valor y el sentido de la vida. Durante todas sus vidas, por muchos años que puedan ser, corren de acá para allá buscando fama y fortuna, hasta que se les esfuma su juventud, hasta que se llenan de canas y arrugas; hasta que ven que la fama y la fortuna no pueden detener su avance hacia la senilidad, que el dinero no puede llenar el vacío del corazón; hasta que entienden que nadie está exento de la ley del nacimiento, el envejecimiento, la enfermedad y la muerte, que nadie puede escapar de lo que el destino le tiene guardado» («Dios mismo, el único III’ en «La Palabra manifestada en carne»). «Cuando uno no tiene a Dios, cuando no puede verlo, cuando no puede reconocer claramente la soberanía de Dios, cada día carece de sentido, es vano, miserable. Allí donde uno esté, cualquiera que sea su trabajo, sus medios de vida y la persecución de sus objetivos no le traen otra cosa que una angustia infinita y un sufrimiento que no se pueden aliviar, de forma que uno no puede soportar mirar atrás. Sólo cuando uno acepta la soberanía del Creador, se somete a Sus orquestaciones y arreglos, y busca la verdadera vida humana, se librará gradualmente de toda angustia y sufrimiento, se deshará de todo el vacío de la vida» («Dios mismo, el único III’ en «La Palabra manifestada en carne»).

Al meditar en la palabra de Dios, llegué a reconocer que Dios el Creador ha dispuesto que entremos en este mundo y convivamos como seres creados de la raza humana de manera que podamos estar ante Dios y adorarlo, experimentar Su obra en nuestra vida, presenciar Su soberanía todopoderosa, familiarizarnos con Su autoridad y finalmente alcanzar el conocimiento y la sumisión a Dios. Yo, por el contrario, no había entendido las intenciones de Dios, había vivido de acuerdo con la filosofía y los principios de Satanás, tratando de distinguirme y honrar a mis antepasados, y, como resultado, había sido engañada y devastada por Satanás y casi perdí mi vida en el proceso. Se me ocurrió que el destino de cada persona y el papel que desempeñarán en la sociedad están predeterminados por Dios y no pueden ser cambiados a través de su propio esfuerzo personal. Es más, incluso si tuviera éxito y fama y ganara la admiración y la envidia de mis compañeros, si no me presentara ante Dios, no persiguiera la verdad y no tuviera el más mínimo conocimiento de Dios, no recibiría Su elogio. ¿Cuál sería el valor de tal vida? Habiendo dado cuenta de todo esto, ya no envidiaba a mis compañeros de clase exitosos y dejé de entretener esperanzas vacías y sueños extravagantes, dejé de luchar tan amargamente para cambiar mi destino y satisfacer mi deseo de distinguirme. Sólo deseaba perseguir la verdad, despojar mi carácter corrupto y satánico, cumplir con mis deberes como ser creado y convertirme en una persona que complace y satisface a Dios.

Después de esto, leo la palabra de Dios todos los días y también a menudo me reúno con hermanos y hermanas, cumplo mis deberes, me entrené para buscar la verdad de todas las cosas, practiqué de acuerdo con la palabra de Dios y perseguí el conocimiento de la soberanía de Dios. Poco a poco, mi deseo de perseguir la riqueza y la fama disminuyó y mi salud comenzó a mejorar. Por primera vez en mi vida, sentí una sensación de serenidad y calma. ¡Gracias a Dios!

Con gran gratitud por la gracia de Dios, mi determinación de seguir a Dios creció aún más

Un día, me encontré con el tío de mi antigua compañera de clase Hui y le pregunté cómo estaba Hui. Dijo que Hui estaba muy infeliz, que después de graduarse de la universidad había ido a varias grandes ciudades para tratar de avanzar en su carrera en los últimos diez años, pero cambiando de trabajo a trabajo, nunca estaba satisfecha y aún no se había establecido. Al escuchar esta noticia, no pude evitar suspirar de emoción: ¡Hui había trabajado aún más duro que yo! En la escuela secundaria había ingresado en la universidad en la disciplina de su elección, pero debido a que estaba decidida a probar en una de las mejores universidades del país, decidió repetir su último año y probar de nuevo. En última instancia, llegó a una de las mejores universidades, pero en los años siguientes había trabajado incesantemente para encontrar un trabajo que le trajera fama y riqueza, en duelo contra su destino y viviendo en la miseria. En este punto, obtuve una comprensión aún mayor de que si no tenemos la guía de Dios en nuestra vida en este mundo, nadie puede liberarse del tormento de Satanás, sino que quedará atrapado en el vórtice de la lucha por la riqueza y la fama, viviendo en una gran miseria. Por el contrario, ahora que soy capaz de creer y seguir a Dios, ¡soy verdaderamente bendecida!

Más tarde, mi larga lucha con la enfermedad mental finalmente llegó a su fin y tuve una recuperación completa. Es más, a pesar de que teóricamente no podría tener hijos debido a mi enfermedad anterior, terminé dando a luz a una hija muy sana después del matrimonio. Realmente experimenté el amor y la salvación de Dios y fui testigo del increíble poder de Dios.

Epílogo

Pensando en cómo había vivido en ese vórtice de la búsqueda de la riqueza y la fama, sin un verdadero propósito de la vida y en la absoluta agonía…, no me atrevo a imaginar cómo habría sido corrompida y devastada por Satanás si Dios no hubiera tendido Su mano en salvación. Ahora bien, fue sólo cuando la palabra de Dios me dio una dirección en la vida que me di cuenta de que debemos venir ante Dios para buscar la verdad, someternos a la soberanía de Dios y cumplir con nuestros deberes como seres creados para vivir una vida de valor y con significado. ¡Gracias a Dios por Su salvación!

Notas:

a. La Universidad de Tsinghua y la Universidad de Pekín son las dos mejores universidades de China. Ambos se encuentran en la sección noroeste de Beijing.

(Traducido del original en inglés al español por Xinia Arias Quirós)

También te podría interesar leer: Crecimiento espiritual: Tres remedios para vencer la tentación de Satanás  

Si tienes opiniones o sugerencias sobre el contenido que estás navegando, te invitamos a comunicarte con nosotros; si te encuentras con algunas confusiones o problemas en su fe y vida, también puedes contactarnos en cualquier momento, y alguien te ayudará a resolver tus preguntas en línea. ¡Que el amor de Dios esté con nosotros!

Reflexion cristiana | ¿Cómo se puede llevar una vida valiosa y significativa?

Después de la publicación de ayer, muchos amigos nos escribieron diciendo que en el pasado, se preocupaban y luchaban por el dinero y la fama todos los días, viviendo en el vacío y dolor.

91511136_1425099927676027_7604485742143733760_o

Reflexion cristiana | ¿Cómo se puede llevar una vida valiosa y significativa?

Después de la publicación de ayer, muchos amigos nos escribieron diciendo que en el pasado, se preocupaban y luchaban por el dinero y la fama todos los días, viviendo en el vacío y dolor. Ahora el desastre ha llegado, empezaron a reflexionar sobre la forma en que vivían y han obtenido algunas inspiraciones tras leer nuestras publicaciones, y querían escuchar más las palabras de Dios Todopoderoso para entender cómo llevar una vida valiosa y significativa.
Gracias a Dios, respecto a esto, escuchemos lo que dice Dios Todopoderoso.

Dios Todopoderoso dice: “Si uno ve la vida como una oportunidad para experimentar la soberanía del Creador y llegar a conocer Su autoridad, si uno ve su vida como una oportunidad excepcional para llevar a cabo sus obligaciones como ser humano creado y cumplir su misión, entonces tendrá necesariamente la perspectiva correcta de la vida, tendrá una vida bendita y guiada por el Creador, andará en la luz del Creador, conocerá Su soberanía, vendrá bajo Su dominio, se volverá un testigo de Sus obras milagrosas y Su autoridad. No hace falta decir que el Creador amará y aceptará necesariamente a tal persona, y sólo una persona así puede tener una actitud calmada frente a la muerte, puede dar la bienvenida alegremente a la coyuntura final de la vida”.
“Sólo se vive en la luz si se conoce a Dios y si se posee la verdad; y sólo cuando la visión del mundo y de la vida cambian, uno cambia fundamentalmente. Cuando se tiene una meta en la vida y uno se comporta de acuerdo con la verdad; cuando se somete absolutamente a Dios y se vive por Su palabra; cuando uno se siente seguro e iluminado en lo profundo del alma; cuando el corazón está libre de oscuridad; y cuando se vive libre por completo y sin ataduras en la presencia de Dios, sólo entonces se vive una verdadera vida humana y se pasa a ser una persona que posee la verdad. Además, todas las verdades que posees proceden de la palabra de Dios y de Él mismo. El Soberano de todo el universo y de todas las cosas —el Dios Altísimo— te aprueba, como hombre real que vive la verdadera vida humana. ¿Qué podría tener más sentido que esto? Así es la persona que posee la verdad”.
Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

De la Palabra de Dios, podemos ver que todo lo que tenemos proviene del Creador, fue arreglado por Él, y nadie puede cambiarlo, cada uno de nosotros tuvo su propia misión al venir a este mundo. Cuando comprendamos verdaderamente la orquestación de Dios, obedeceremos Su soberanía y Sus disposiciones, consideraremos buscar la verdad y conocer a Él como nuestra propia misión y nuestra vida como una oportunidad para conocer Su soberanía y autoridad. Cuando entendamos la verdad y veamos claro el vacío de la fama y la fortuna, el estatus y la dinero, no perseguiremos estas cosas insignificantes y enfrentaremos con tranquilidad a todo tipo de problemas en la vida, e incluso la llegada de la muerte. Al mismo tiempo, debemos entender el significado que Dios creó al hombre. Dios creó a los seres humanos para que pudieran manifestar a Él, glorificar a Él y dar Su testimonio. Esto es la intención de Su creación. Cuando podemos dar el testimonio de Dios por buscar conocer a Él, viviremos en Sus bendiciones. Por lo tanto, mientras estamos vivos, debemos buscar la verdad, buscar conocer a Dios, entregar nuestra vida en Sus manos y dejar que Él gobierne y arregle todo. De esta manera, ¡viviremos una vida valiosa y significativa!

¡Gracias por visitar mi blog! ¿Tiene alguna confusión y dificultad sobre la fe y la vida? ¡Puede chatear con nosotros a través de Messenger! Esperamos su llegada!