¿Amas a Cristo? ¿Quieres conocerlo?

Como un cristiano, seguramente dices Amén, pero ¿sabes qué es Cristo?
Dios Todopoderoso dice: “El Dios encarnado se llama Cristo y Cristo es la carne vestida con el Espíritu de Dios. Esta carne es diferente a cualquier hombre que es de la carne. La diferencia es porque Cristo no es de carne y hueso; Él es la personificación del Espíritu. Tiene tanto una humanidad normal como una divinidad completa. Su divinidad no la posee ningún hombre. Su humanidad normal sustenta todas Sus actividades normales en la carne, mientras que Su divinidad lleva a cabo la obra de Dios mismo”.

Continuar leyendo «¿Amas a Cristo? ¿Quieres conocerlo?»

El Señor Jesús es Dios mismo, ¿por qué se bautizó entonces? ¿cuál era la intención del Señor?

La palabra de Dios dice: “Al principio, cuando Jesús aún tenía que desarrollar oficialmente Su ministerio, como los discípulos que lo siguieron, en ocasiones asistió a reuniones, cantó himnos, alabó y leyó el Antiguo Testamento en el templo. Después de ser bautizado y levantarse, el Espíritu descendió oficialmente sobre Él y comenzó a obrar, revelando Su identidad y el ministerio que iba a emprender. Antes de esto, nadie conocía Su identidad, excepto María.

Las pasajes de Escritura afirman: «Entonces Jesús llegó de Galilea al Jordán, a donde estaba Juan, para ser bautizado por él. Pero Juan trató de impedírselo, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Y respondiendo Jesús, le dijo: Permítelo ahora; porque es conveniente que cumplamos así toda justicia. Entonces Juan se lo permitió. Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre Él. Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado en quien me he complacido» (Mateo 3: 13-17). Viendo estas escrituras, algunos hermanos y hermanas preguntan: nuestro bautismo cristiano significa que regresamos al Señor Jesús. Pero el Señor Jesús es Cristo, el Dios encarnado, ¿cuál es el significado del bautismo del Señor?

La palabra de Dios dice: “Al principio, cuando Jesús aún tenía que desarrollar oficialmente Su ministerio, como los discípulos que lo siguieron, en ocasiones asistió a reuniones, cantó himnos, alabó y leyó el Antiguo Testamento en el templo. Después de ser bautizado y levantarse, el Espíritu descendió oficialmente sobre Él y comenzó a obrar, revelando Su identidad y el ministerio que iba a emprender. Antes de esto, nadie conocía Su identidad, excepto María. Ni siquiera Juan la conocía. Jesús tenía 29 años cuando fue bautizado. Después de Su bautismo, los cielos se abrieron y una voz dijo: “Este es Mi Hijo amado, en quién me regocijo grandemente”. Una vez que Jesús había sido bautizado, el Espíritu Santo comenzó a dar testimonio de Él de esta forma. Antes de ser bautizado a la edad de 29, Él había vivido la vida de una persona ordinaria, comiendo cuando tenía que comer, durmiendo y vistiéndose normalmente, y nada de Él era diferente de los demás. Por supuesto esto sólo era así para los ojos carnales del hombre. […] No fue hasta justo después del bautismo de Jesús, que también fue cuando el Espíritu Santo comenzó oficialmente Su obra, que este descendió sobre Él. Decir que el Espíritu Santo descendió sobre Él en forma de paloma es una referencia al comienzo oficial de Su ministerio. El Espíritu de Dios había estado en Él desde antes, pero no había empezado a obrar, porque la hora no había llegado y el Espíritu no comenzó a obrar precipitadamente. El Espíritu dio testimonio de Él a través del bautismo. Cuando Él salió del agua, el Espíritu empezó a obrar oficialmente en Él, lo que significaba que la carne encarnada de Dios había comenzado a cumplir Su ministerio y había empezado la obra de redención, es decir, la Era de la Gracia había iniciado oficialmente. Así pues, existe un tiempo para la obra de Dios, no importa cuál sea la obra que Él realice. Después de Su bautismo, no se produjeron cambios particulares en Jesús; Él seguía estando en Su carne original. Simplemente, comenzó Su obra y reveló Su identidad, y se llenó de autoridad y poder. A este respecto, era diferente que antes. Su identidad era diferente, lo que quiere decir que se produjo un cambio significativo en Su estatus; este era el testimonio del Espíritu Santo y no la obra hecha por el hombre. […] Después de dar testimonio, el Espíritu Santo debía mantenerlo y tuvo, por tanto, que manifestar Su sabiduría y autoridad en Jesús, que era diferente de la de tiempos pasados. Por supuesto, este no fue el efecto del bautismo; el bautismo es una simple ceremonia, pero era la forma de mostrar que había llegado el momento de desempeñar Su ministerio. Esa obra tenía como fin dejar claro el gran poder de Dios, dejar claro el testimonio del Espíritu Santo, quien asumiría la responsabilidad de dicho testimonio hasta el final”.

De la Palabra de Dios, podemos ver que el Señor Jesús fue bautizado porque quería decirle a las personas en la era de la gracia de esta manera o este ritual, que Él es el Dios encarnado. A partir de entonces, el Señor Jesús comenzó oficialmente a cumplir Su ministerio para la Era de la Gracia. Si el Señor Jesús obraba directamente sin el bautismo, nadie podría saber que Él es Dios mismo. De hecho, no importa antes o después de que el Señor Jesús fue bautizado, Él es el Dios encarnado y el Espíritu de Dios realizado en la carne. Eso está fuera de toda duda.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

También te podría interesar leer: La venida del señor jesucristo

Sabes cuál es el verdadero significado de “El Que Cree en El Hijo Tiene Vida Eterna”?

La Biblia dice: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida” (Juan 3:36). Ya que el Señor Jesús es Cristo y el Hijo del hombre, la gente piensa que creer en El Señor Jesús equivale a creer en el Hijo, y que les pueda dar la vida eterna.

¿Sabes cuál es el verdadero significado de “El Que Cree en El Hijo Tiene Vida Eterna”?

La Biblia dice: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida” (Juan 3:36). Ya que el Señor Jesús es Cristo y el Hijo del hombre, la gente piensa que creer en El Señor Jesús equivale a creer en el Hijo, y que les pueda dar la vida eterna. El Señor Jesús una vez profetizó: “Porque como el relámpago al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro extremo del cielo, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero primero es necesario que El padezca mucho
y sea rechazado por esta generación”(Lucas 17:24-25). Claramente, El Señor aparecerá como el Hijo del hombre para realizar Su obra en los últimos días. ¿Realmente creemos en el Hijo, sí sólo creemos en El Señor Jesús pero no aceptamos Su regreso? ¿Quién nos concederá el camino de la vida eterna? Este programa nos proporcionará respuestas. Por favor véanlo y disfrútenlo!

El Que Cree en El Hijo Tiene Vida Eterna

1 Vídeo de himnos de la palabra de Dios: Cristo de los últimos días trae el camino de la vida eterna
2 Escena de película evangélica: ¿Quién verdaderamente concedió el camino de la vida eterna a la humanidad?
3 Escena de película evangélica: Diferencias entre el camino del arrepentimiento y el camino de la vida eterna
4 Escena de película evangélica: ¿Cómo obtener “el camino de la vida eterna”?
5 Vídeo de himnos de la palabra de Dios: ¿Conoces la fuente de la vida eterna?
6 Escena de película evangélica: Dios Todopoderoso otorga al hombre el camino de vida eterna
7 Vídeo de las palabras de Dios Todopoderoso: Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

 

Himno de la Palabra de Dios | A Dios le gustan aquellos que persiguen la verdad

Si tú persigues los deseos de Dios, en la correcta dirección. Aunque te desvíes al andar, sólo un poco, sólo un poco, o caigas en debilidad, Dios no te va a señalar. En vez, Él estará ahí para apoyarte, apoyarte. ¿Qué tipo de persona le gusta a Dios? Le gustan aquellos que persiguen la verdad, aquellos con determinación, honestos, incluso en la ignorancia, honestos, incluso en la ignorancia.

Himno de la Palabra de Dios | A Dios le gustan aquellos que persiguen la verdad

I
Si tú persigues los deseos de Dios, en la correcta dirección. Aunque te desvíes al andar, sólo un poco, sólo un poco, o caigas en debilidad, Dios no te va a señalar. En vez, Él estará ahí para apoyarte, apoyarte. ¿Qué tipo de persona le gusta a Dios? Le gustan aquellos que persiguen la verdad, aquellos con determinación, honestos, incluso en la ignorancia, honestos, incluso en la ignorancia.
II
Dios no teme si tú eres ignorante, si eres débil o careces de saber. Él detesta al que no busca nada en su vida, en su vida, la manera de vivir de los mundanos, vagos, sin alma, sin más que conseguir. Dios detesta a aquellos que creen en Él así. ¿Qué tipo de persona le gusta a Dios? Le gustan aquellos que persiguen la verdad, aquellos con determinación, honestos, incluso en la ignorancia. ¿Qué tipo de persona le gusta a Dios? Le gustan aquellos que persiguen la verdad, aquellos con determinación, honestos, incluso en la ignorancia, honestos, incluso en la ignorancia.
III
¿Qué tipo de persona le gusta a Dios? Le gustan aquellos que persiguen la verdad, aquellos con determinación, honestos, incluso en la ignorancia, honestos, incluso en la ignorancia, honestos, incluso en la ignorancia, honestos, incluso en la ignorancia.

De «Registros de las pláticas de Cristo«

Escuchar más: la mejor cancion cristianas

El gran dragón rojo colapsa a medida que crece el pueblo de Dios

Himno de la Palabra de Dios | El gran dragón rojo colapsa a medida que crece el pueblo de Dios

I
Cuando todo el pueblo se haya completado y toda nación sea el reino de Cristo, los siete truenos retumbarán. Hoy es un gran paso hacia esa fase. El ataque se desató. Este es el plan de Dios. Pronto se realizará. Para poder cumplir el plan de Dios, los ángeles han venido a la tierra. Dios encarnado está en el campo de batalla también, librando guerra contra el enemigo. Dios ha hecho lo que ha dicho. Las naciones son sólo castillos en la arena, temblando al acercarse la marea. Inminente es el último día. El gran dragón rojo caerá bajo la palabra de Dios. Dondequiera aparece la encarnación, el enemigo es destruido. La aniquilación de China vendrá primero. Será asolada por la mano de Dios. La prueba del derrumbe del gran dragón rojo se ve en la maduración del pueblo. Es el signo de la muerte del enemigo. Esto es lo que significa «librar batalla», «librar batalla».
II
Cuando toda la humanidad reconozca a Dios desde dentro de la carne y Sus obras desde la carne puedan ver, la guarida del gran dragón rojo en cenizas se convertirá, desaparecerá por siempre. Dios ha hecho lo que ha dicho. Las naciones son sólo castillos en la arena, temblando al acercarse la marea. Inminente es el último día. El gran dragón rojo caerá bajo la palabra de Dios. Dondequiera aparece la encarnación, el enemigo es destruido. La aniquilación de China vendrá primero. Será asolada por la mano de Dios. La prueba del derrumbe del gran dragón rojo se ve en la maduración del pueblo. Es el signo de la muerte del enemigo. Esto es lo que significa «librar batalla», «librar batalla», «librar batalla», «librar batalla», «librar batalla».

De “La Palabra manifestada en carne

Escuchar más: Músicas cristianas

Cómo recorrer el sendero de Pedro

Himno de la Palabra de Dios | Cómo recorrer el sendero de Pedro
Tomar el sendero de Pedro es tomar el sendero de buscar la verdad, el sendero de conocerse realmente a uno mismo y de cambiar el carácter.

Himno de la Palabra de Dios | Cómo recorrer el sendero de Pedro

Tomar el sendero de Pedro es tomar el sendero de buscar la verdad, el sendero de conocerse realmente a uno mismo y de cambiar el carácter.
I
Sólo este camino lleva a la perfección de Dios. Aprende a tomarlo y ponlo en práctica. Deja a un lado intenciones, familia, malas búsquedas, cosas de la carne, entrégate a la palabra de Dios, come y bebe Su palabra, busca Su voluntad y verdad. Tomar el sendero de Pedro es tomar el sendero de buscar la verdad, el sendero de conocerse realmente a uno mismo y de cambiar el carácter.
II
Esta es la práctica más fundamental y crítica. Es lo que hizo Pedro tras ver a Jesús. Practicar así proporciona el mejor resultado. La devoción sincera a las palabras de Dios es buscar la verdad, la intención de Dios en Sus palabras. Céntrate en entender Su voluntad. Céntrate en comprender y obtener más verdad de las palabras de Dios. Tomar el sendero de Pedro es tomar el sendero de buscar la verdad, el sendero de conocerse realmente a uno mismo y de cambiar el carácter.
III
Al leer Sus palabras, Pedro no trató de entender doctrinas ni adquirir saber teológico. Sólo se centró en la verdad, en Su voluntad, en Su carácter y Su encanto. Tomar el sendero de Pedro es tomar el sendero de buscar la verdad, el sendero de conocerse realmente a uno mismo y de cambiar el carácter.
IV
También intentó comprender con las palabras de Dios estados corruptos, naturaleza y fallos del hombre, y alcanzó las exigencias que Dios hace para satisfacerlo. Tuvo tantas prácticas correctas en las palabras de Dios. Se ajusta a Su voluntad. Esa es la mejor cooperación. Tomar el sendero de Pedro es tomar el sendero de buscar la verdad, el sendero de conocerse realmente a uno mismo y de cambiar el carácter.

De «Registros de las pláticas de Cristo«

Fuente: Iglesia de Dios Todopoderoso

¿Sabes discernir entre el Cristo verdadero y los falsos Cristos?

¡Hola, hermanos y hermanas! El final de los últimos días ha llegado. Básicamente, las profecías del regreso del Señor ya se han cumplido. Ahora estamos en el momento del regreso del Señor. El Señor Jesús profetizó una vez: “Entonces si alguno os dice: ‘Mirad, aquí está el Cristo’, o ‘Allí está’, no le creáis. Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos” (Mateo 24:23-24). Puesto que en los últimos días surgirán falsos Cristos, muchas personas centran gran parte de su atención en protegerse de ellos. Adoptan una actitud defensiva hacia todos los que dan testimonio de la segunda venida del Señor. Entonces, ¿acaso esta manera de no enfatizar las diferencias y de protegerse pasivamente contra las cosas se conforma a la voluntad del Señor? Si simplemente nos protegemos ciegamente de los falsos Cristos, si no buscamos e investigamos activamente la obra y la aparición de Dios, ¿estaremos capacitados para recibir el regreso del Señor? ¿Acaso no estaríamos cerrando la puerta, renunciando a dejar entrar a Cristo de los últimos días? Por ende, que podamos o no discernir entre el Cristo verdadero y los falsos Cristos, está relacionado con la importante cuestión de si podemos o no alcanzar la salvación. En este programa examinaremos cómo discernir entre el verdadero Cristo y los falsos Cristos. ¡Disfrútalo!

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Sabes discernir entre el Cristo verdadero y los falsos Cristos

1 himno de la iglesia: Canción del apego sincero
2 Escena de película evangélica: La virgen prudente sabe distinguir entre el verdadero Cristo y los falsos Cristos
3 Vídeo de himnos de la palabra de Dios: Cómo buscar las huellas de Dios
4 Escena de película evangélica: Cómo diferenciar entre el Cristo verdadero y los falsos Cristos 1
5 Escena de película evangélica: Cómo diferenciar entre el Cristo verdadero y los falsos Cristos 2
6 Vídeo de himnos de la palabra de Dios: La esencia de Cristo es Dios
7 Vídeo de las palabras de Dios Todopoderoso: Conocer la obra de Dios hoy

(III) – La diferencia entre la humanidad normal de Cristo y la humanidad de la humanidad corrupta

Película cristiana «El misterio de la piedad: la continuación» Escena 3 – La diferencia entre la humanidad normal de Cristo y la humanidad de la humanidad corrupta

Dios se encarna para salvar al hombre y, en apariencia, Dios encarnado es una persona corriente. ¿Pero conocen ustedes la diferencia esencial entre la humanidad normal de Dios encarnado y la humanidad de los seres humanos corruptos? Dios Todopoderoso dice: «La carne vestida por el Espíritu de Dios es la propia carne de Dios. El Espíritu de Dios es supremo; Él es todopoderoso, santo y justo. Así, de igual forma, Su carne también es suprema, todopoderosa, santa y justa… Por lo tanto, a pesar del hecho de que el hombre y Cristo moran dentro del mismo espacio, es sólo el hombre quien es dominado, usado y entrampado por Satanás. En contraste, Cristo es eternamente inmune a la corrupción de Satanás porque Satanás nunca será capaz de ascender al lugar del altísimo y nunca será capaz de acercarse a Dios» (La Palabra manifestada en carne).