¿Qué es el verdadero significado de “Consumado es”, lo que dijo el Señor Jesús en la cruz?

La Palabra de Dios dice: “Para el hombre, la crucifixión de Dios concluyó la obra de Su encarnación, redimió a toda la humanidad y esto le permitió tomar posesión de las llaves del Hades. Todos piensan que Su obra se ha cumplido por completo.

¿Qué es el verdadero significado de “Consumado es”, lo que dijo el Señor Jesús en la cruz?

Muchos hermanos y hermanas leen la Escritura diciendo que el Señor Jesús dijo “Consumado es” (Juan 19:30) en la cruz, y por lo tanto piensan que la obra de Dios para salvar a la humanidad estaba completada. ¿De verdad es así?

En Apocalipsis se profetiza: “Y vi volar en medio del cielo a otro ángel que tenía un evangelio eterno para anunciarlo a los que moran en la tierra, y a toda nación, tribu, lengua y pueblo” (Apocalipsis 14:6). Y la Biblia dice: “Que sois protegidos por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo” (1 Pedro 1:5). Se ve que Dios todavía hará un paso de la obra en los últimos días, y habrá un “Evangelio Eterno” que se extenderá en la tierra, pero estas obras aún no se han cumplido. ¿Cómo podemos decir que la obra de Dios de salvar a la humanidad se ha completado? ¿A qué se refiere el verdadero significado de “Consumado es”, lo que dijo Jesús?

La Palabra de Dios dice: “Para el hombre, la crucifixión de Dios concluyó la obra de Su encarnación, redimió a toda la humanidad y esto le permitió tomar posesión de las llaves del Hades. Todos piensan que Su obra se ha cumplido por completo. En realidad, para Dios sólo se ha realizado una pequeña parte de Su obra. Sólo ha redimido a la humanidad; no la ha conquistado, y menos aún ha cambiado la fealdad de Satanás en el hombre. Por esta razón, Dios afirma: ‘Aunque Mi carne encarnada pasó por el dolor de la muerte, esa no fue la meta total de Mi encarnación. Jesús es Mi amado Hijo y fue clavado en la cruz por Mí, pero no concluyó del todo Mi obra. Sólo llevó a cabo una porción de ella’”.

“Aunque el hombre ha sido redimido y se le han perdonado sus pecados, sólo se considera que Dios no recuerda sus transgresiones y no lo trata de acuerdo con estas. Sin embargo, cuando el hombre vive en la carne y no ha sido liberado del pecado, sólo puede continuar pecando, revelando interminablemente el carácter satánico corrupto. Esta es la vida que el hombre lleva, un ciclo sin fin de pecado y perdón. La mayoría de los hombres pecan durante el día y se confiesan por la noche. Así, aunque la ofrenda por el pecado siempre sea efectiva para ellos, no podría salvarlos del pecado. Sólo se ha completado la mitad de la obra de salvación, (…)”.

De estos dos párrafos de las palabras, podemos ver que la palabra “Consumado es” dicha por el Señor Jesús solo significa que la obra de Dios de redimir a la humanidad se ha concluido, no que la obra de Dios de salvar a la humanidad se ha completado, porque la gente puede continuar pecando. Para deshacerse de la esclavitud del pecado, también la gente debe aceptar la obra de el juicio y la purificación de Dios en los últimos días para que sus pecados sean limpiados y entre en el reino de Dios.

¿Cómo leer la Biblia para poder entender mejor la voluntad de Dios y recibir el regreso del Señor? Puede hacer clic en medios de contacto abajo para discutir y comunicarse con nosotros.

Las escrituras tomadas de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA) Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.LBLA.com.

Solo sabiendo escuchar la voz de Dios podremos recibir Su aparición

El Apocalipsis profetiza: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

Ahora que las calamidades han llegado una tras otra, esto cumple las profecías de la venida del Señor. Entonces ¿cómo debemos recibir al Señor?

El Apocalipsis profetiza: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 3:13). El Señor Jesús dijo: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen” (Juan 10:27).

La palabra de Dios dice: “Ya que estamos buscando las huellas de Dios, nos corresponde a nosotros buscar la voluntad de Dios, por Sus palabras y declaraciones; porque dondequiera que haya nuevas palabras dichas por Dios, allí está la voz de Dios, y donde están las huellas de Dios, ahí están los hechos de Dios. Donde está la expresión de Dios, ahí aparece, ahí existe la verdad, el camino y la vida. Al buscar las huellas de Dios, habéis ignorado las palabras ‘Dios es la verdad, el camino y la vida’. Y así, muchas personas, incluso cuando reciben la verdad, no creen que han encontrado las huellas de Dios y mucho menos reconocen la aparición de Dios. ¡Qué error tan grave!”.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

De aquí, sabemos que cuando el Señor venga, expresará más palabras, y si queremos poder recibir al Señor y participar en el banquete con Él, lo más crucial es escuchar la voz de Dios. Cuando escuchamos a alguien testificar que ha regresado el Señor, tenemos que apresurarnos a buscar e investigar. Una vez que encontremos las palabras de Dios, escuchemos Su voz y seamos capaces de aceptar y obedecer, habremos acogido al Señor y habremos seguido los pasos del Cordero.

Aprender más: Cómo esperar la segunda venida de Cristo

Las escrituras tomadas de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA) Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.LBLA.com.