El Señor Jesús nos dijo personalmente que deberíamos escuchar la voz de Dios si quisiéramos acogerlo

El Señor Jesús dijo: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, […]” (Juan 16:12-13).

El Señor Jesús dijo: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, […]” (Juan 16:12-13). “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El vencedor[a] no sufrirá daño de la muerte segunda” (Apocalipsis 2:11).

Podemos ver claramente en estos versículos que cuando el Señor Jesús venga en los últimos días, aún hablará muchas palabras a las iglesias y descubrirá todos misterios y verdades. Por eso, cuando Él llama a la puerta de nuestro corazón por Sus palabras, deberíamos escuchar Su voz para acoger a Él, al igual que la mujer samaritana, Pedro y Mateo, ellos reconocieron al Señor a través de Sus palabras y lo siguieron. Si podemos escuchar la voz de Dios, no seremos engañados ningún rumor y falacia ni contrarrestar y abandonar al Señor Jesús causando la pérdida de Su salvación como los pueblos judíos antiguos. ¿Por qué se dice esto? Porque el Señor Jesús profetizó: “Porque como el relámpago al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro extremo[b] del cielo, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero primero es necesario que Él padezca mucho y sea rechazado por esta generación” (Lucas 17:24-25). Es decir que cuando el Señor Jesús venga por segunda vez, sufrirá la resistencia y el rechazo de la humanidad. Todos sabemos que los fariseos y los principales sacerdotes y los escribas en esa época fueron quienes juzgaron que Jesús era el hijo del carpintero pobre y blasfemaron que Él expulsaba espíritus malignos en el nombre del príncipe de los demonios, y haciendo todo lo posible para condenar y negar que Él era Dios mismo, con el fin de defender sus propios estatus. Y los pueblos judíos no obedecieron las palabras de Dios, sino que escucharon y creyeron los rumores de los fariseos, y los siguieron para crucificar al Señor en la cruz, como consecuencia, cometieron un pecado atroz. Hoy en día, el Señor Jesús ha regresado. De manera similar, el mundo religioso se levanta nuevamente para condenar a Él y difundir rumores, e incluso publica declaraciones blasfemas sobre Dios en Internet. Si no tomamos la actitud humilde para escuchar las palabras de Dios e investigar Su obra en lugar de lo que dicen los pastores y ancianos, que impiden al hombre a estudiar el verdadero camino, entonces repetiremos el error de que los judíos clavaron al Señor Jesús en la cruz. Dios dice: “‘El que puede oír, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias’. ¿Habéis oído ahora las palabras del Espíritu Santo? Las palabras de Dios han venido sobre vosotros. ¿Las oís? Dios realiza la obra de la palabra en los últimos días y tales palabras son las del Espíritu Santo, porque Dios es el Espíritu Santo y también puede hacerse carne; por tanto, las palabras del Espíritu Santo, tal como se hablaron en el pasado, son las palabras del Dios encarnado hoy”.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

¿Quieres conocer las señales del fin del mundo? ¿Quieres recibir al Señor antes del desastre y asistir al banquete con Él? Le invitamos a discutir y comunicarse con nosotros a través de WhatsApp, para que podamos dar la bienvenida juntos al Señor.

https://chat.whatsapp.com/IXW1j0fAQh5CZbrZd3XqpL

Las escrituras tomadas de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA) Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso.www.LBLA.com.

Música cristiana de alabanza | Lo que un creyente en Dios debe buscar

¡A partir de la diferencia entre las esencias de Pedro y Pablo
deberías entender que todos aquellos que no buscan la vida trabajan en vano,
todos aquellos que no buscan la vida trabajan en vano!
Crees en Dios y lo sigues y, por tanto, en tu corazón debes amarlo.

Música cristiana de alabanza | Lo que un creyente en Dios debe buscar

I
¡A partir de la diferencia entre las esencias de Pedro y Pablo
deberías entender que todos aquellos que no buscan la vida trabajan en vano,
todos aquellos que no buscan la vida trabajan en vano!
Crees en Dios y lo sigues y, por tanto, en tu corazón debes amarlo.
Debes apartar tu carácter corrupto,
buscar cumplir el deseo de Dios
y debes cumplir con el deber de una criatura de Dios.
Como crees en Dios y lo sigues, debes ofrecerle todo a Él
y no hacer elecciones o exigencias personales;
debes lograr el cumplimiento del deseo de Dios.
Como fuiste creado, debes obedecer al Señor que te creó,
porque inherentemente no tienes dominio sobre ti mismo
ni capacidad para controlar tu propio destino.
Como eres una persona que cree en Dios, debes buscar la santidad y el cambio.
Como eres una persona que cree en Dios, debes buscar la santidad y el cambio.
II
¡A partir de la diferencia entre las esencias de Pedro y Pablo
deberías entender que todos aquellos que no buscan la vida trabajan en vano,
todos aquellos que no buscan la vida trabajan en vano!
Crees en Dios y lo sigues y, por tanto, en tu corazón debes amarlo.
Debes apartar tu carácter corrupto,
buscar cumplir el deseo de Dios
y debes cumplir con el deber de una criatura de Dios.
Como crees en Dios y lo sigues, debes ofrecerle todo a Él
y no hacer elecciones o exigencias personales;
debes lograr el cumplimiento del deseo de Dios.
Como fuiste creado, debes obedecer al Señor que te creó,
porque inherentemente no tienes dominio sobre ti mismo
ni capacidad para controlar tu propio destino.
Como eres una persona que cree en Dios, debes buscar la santidad y el cambio.
Como eres una persona que cree en Dios, debes buscar la santidad y el cambio.
Como eres una persona que cree en Dios, debes buscar la santidad y el cambio.
Como eres una persona que cree en Dios, debes buscar la santidad y el cambio.
De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Recomendación: Alabanza cristiana