Dios es el Soberano del plan de gestión de seis mil años

Himno de la Palabra de Dios | Dios es el Soberano del plan de gestión de seis mil años

I
La obra de Dios está hecha por Él mismo. Es quien la pone en acción y también quien la concluye. Es Él quien la planea, la gestiona y más allá, la hace prosperar. De manifiesto en la Biblia está: «Dios es el principio y el final; Dios es el Sembrador y también el Segador. Dios es el principio y el final». De manifiesto en la Biblia está: «Dios es el principio y el final». Todo lo relativo a Su gestión por Su mano hecho está.
II
Dios es el Soberano de un plan con seis mil años de gestión. Nadie puede hacer Su obra en Su lugar, nadie puede terminarla, puesto que Él lo controla todo. Conducirá a todos a vivir en Su luz, Él la era concluirá y Su plan prosperará, nadie puede hacer Su obra en Su lugar, puesto que Él creó el mundo. De manifiesto en la Biblia está: «Dios es el principio y el final; Dios es el Sembrador y también el Segador. Dios es el principio y el final». De manifiesto en la Biblia está: «Dios es el principio y el final». Todo lo relativo a Su gestión por Su mano hecho está.

De «La Palabra manifestada en carne»

Fuente: Iglesia de Dios Todopoderoso

Danza cristiana de adoración 2019 | Unidos por el amor

I

Venimos de lejos para reunirnos en la casa de Dios,

donde comemos y bebemos Sus palabras y vivimos la vida de iglesia a diario.

Practicamos y experimentamos las palabras de Dios

mientras disfrutamos realmente de la comprensión de la verdad.

El vacío, el dolor y la confusión son cosas del pasado.

Las palabras de Dios nos han congregado;

qué bonito es disfrutar de estas palabras en nuestro corazón.

¡Amándonos unos a otros, rebosando de gozo y risas,

comprendiendo la verdad y alabando a Dios se libera nuestro corazón!

II

Nos reunimos ante Dios; todos y cada uno lo amamos de corazón.

Al leer las palabras de Dios, tenemos luz en el corazón

y una senda de práctica para todas las cosas.

Al ayudarnos y apoyarnos unos a otros, vivimos en el amor de Dios.

Despojándonos de la falsedad y la mentira nos preparamos para ser honestos.

Las palabras de Dios nos unen,

nuestros corazones se conectan y nos amamos estrechamente los unos a los otros.

Al comprobar lo hermoso que es Dios, se exaltan nuestros corazones;

amamos y alabamos a Dios, ¡qué bendecidos estamos!

III

Al recordar los momentos juntos, tenemos una sensación agridulce,

se han convertido en recuerdos inolvidables.

Dios nos ha traído hasta hoy y hemos experimentado mucho de Su amor.

Tras experimentar las pruebas y el refinamiento, se transforma nuestro carácter de vida.

Al emprender la misión de dar testimonio de Dios, vamos por caminos distintos.

Las palabras de Dios nos guían siempre hacia delante, difundimos Su buena nueva en la tierra.

Hermanos y hermanas, levantaos con un solo corazón y una sola alma;

amar a Dios implica tener presente Su voluntad.

Por muy grande que sea el sufrimiento, jamás retrocederemos;

siempre amaremos a Dios y daremos testimonio de Él, ¡le seremos fieles hasta el fin!

Hermanos y hermanas, levantaos con un solo corazón y una sola alma;

difundid el evangelio del reino y seguid la voluntad de Dios.

Anhelamos el día de la gloria de Dios, cuando podamos volver a reunirnos,

en compañía de Dios, ¡nunca separados!

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Fuente: Iglesia de Dios Todopoderoso

Recomendación:Alabanzas cristianas