Historia de un interrogatorio (VI) – Cómo responden los cristianos al «cebo familiar» del PCCh

Cuando el PCCh no tiene éxito en sus intentos de forzar a los cristianos a abandonar a Dios por medio de sus crueles torturas, lavados de cerebro y conversiones, utiliza a los miembros de su familia como cebo para ponerlos a prueba.

Cuando el PCCh no tiene éxito en sus intentos de forzar a los cristianos a abandonar a Dios por medio de sus crueles torturas, lavados de cerebro y conversiones, utiliza a los miembros de su familia como cebo para ponerlos a prueba. Frente a estas artimañas tan bajunas, ¿cómo se mantienen firmes y justos los cristianos y cómo las rechazan? ¿Y qué admonición han de dar?

Recomendación:Película cristiana

Evangelio de hoy | Estudio biblico de la segunda venida de Cristo

Versículo de la Biblia sobre evangelio de hoy
“Vosotros también estad preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no esperéis”.

(Lucas 12:40)

El Señor Jesús mismo profetizó que Dios se encarnaría en los últimos días y aparecería como el Hijo del Hombre para llevar a cabo Su obra.

Versículo de la Biblia sobre evangelio de hoy

“Vosotros también estad preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no esperéis”.

(Lucas 12:40)

El Señor Jesús mismo profetizó que Dios se encarnaría en los últimos días y aparecería como el Hijo del Hombre para llevar a cabo Su obra.

Versículo(s) bíblico(s) para referencia:

“Vosotros también estad preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no esperéis” (Lucas 12:40).

“Porque como el relámpago al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro extremo del cielo, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero primero es necesario que El padezca mucho y sea rechazado por esta generación” (Lucas 17:24-25).

“Pero a medianoche se oyó un clamor: ‘¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo.’” (Mateo 25:6).

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

“He aquí, vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela y guarda sus ropas, no sea que ande desnudo y vean su vergüenza” (Apocalipsis 16:15).

“Y me volví para ver de quién era la voz que hablaba conmigo. Y al volverme, vi siete candelabros de oro; y en medio de los candelabros, vi a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la blanca lana, como la nieve; sus ojos eran como llama de fuego; sus pies semejantes al bronce bruñido cuando se le ha hecho refulgir en el horno, y su voz como el ruido de muchas aguas. En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de dos filos; su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza” (Apocalipsis 1:12-16).

Palabras relevantes de Dios:

Jesús dijo que Él llegaría tal como se fue, pero ¿conoces el verdadero significado de Sus palabras? ¿Pudo realmente habéroslo dicho? Sólo sabes que Él llegará tal como se fue en una nube, pero ¿sabes exactamente cómo hace Su obra Dios mismo? Si fueras verdaderamente capaz de ver, ¿cómo deben explicarse las palabras de Jesús? Él dijo: “Cuando el Hijo del Hombre venga en los últimos días, Él mismo no sabrá, los ángeles no sabrán, los mensajeros en el cielo no sabrán, y las personas no sabrán. Sólo el Padre sabrá, esto es, sólo el Espíritu sabrá”. Si eres capaz de saber y ver, ¿no son entonces vacías estas palabras? Ni siquiera el propio Hijo del Hombre sabe, ¿y tú eres capaz de ver y saber? Si tú has visto con tus propios ojos, ¿no se dijeron en vano esas palabras? ¿Y qué dijo Jesús en ese momento? “Pero ningún hombre sabe la hora ni el día, ni los ángeles del cielo, sino sólo mi Padre. Pero como fue en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.… Entonces, vosotros también debéis estar listos porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que menos lo penséis.” Cuando llegue ese día, el Hijo del Hombre no lo sabrá. El Hijo del Hombre se refiere a la carne encarnada de Dios, que será una persona normal y ordinaria. Incluso Él mismo no lo sabrá, ¿cómo podrías saberlo tú entonces?

de ‘La visión de la obra de Dios (3)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Están los que afirman que Dios mismo dijo que vendría en una nube. Es verdad que lo dijo, ¿pero sabes que los misterios de Dios son insondables para el hombre? ¿Sabes que el hombre no puede explicar las palabras de Dios? ¿Estás tan seguro de que fuiste ilustrado e iluminado por el Espíritu Santo? ¿Te lo mostró el Espíritu Santo de un modo tan directo? ¿Son estas las directrices del Espíritu Santo o son tus conceptos? Afirmó: “Esto fue dicho por Dios mismo”. Pero no podemos usar nuestros propios conceptos y mente para medir las palabras de Dios. En cuanto a las palabras de Isaías, ¿puedes explicarlas con completa confianza? ¿Te atreves a explicarlas? Como no te atreves a explicar las palabras de Isaías, ¿por qué osas hacerlo con las de Jesús? ¿Quién es más exaltado, Jesús o Isaías? Dado que la respuesta es Jesús, ¿por qué explicas las palabras pronunciadas por Él? ¿Te hablaría Dios de antemano sobre Su obra? Ninguna criatura puede saberlo; ni los mensajeros del cielo ni el Hijo del Hombre, ¿cómo lo ibas a saber tú?

de ‘La visión de la obra de Dios (3)’ en “La Palabra manifestada en carne”

“El que puede oír, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”… Hay muchos hombres absurdos que creen que las palabras del Espíritu Santo deberían descender de los cielos a los oídos del hombre. Cualquiera que piense de esta forma no conoce la obra de Dios. En verdad, las declaraciones habladas por el Espíritu Santo son las habladas por Dios hecho carne. El Espíritu Santo no puede hablar directamente al hombre, y Jehová tampoco lo hizo, ni siquiera en la Era de la Ley. ¿No sería bastante menos probable que lo hiciera en esta era actual? Para que Dios haga declaraciones para llevar a cabo la obra, debe hacerse carne, o de lo contrario Su obra no conseguirá Su objetivo. Los que rechazan a Dios hecho carne son los que no conocen el Espíritu ni los principios por los que Dios obra.

de ‘¿Cómo puede el hombre que ha definido a Dios en sus conceptos recibir Sus revelaciones?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Por miles de años, el hombre ha anhelado poder ver la llegada del Salvador, el hombre ha anhelado ver a Jesús el Salvador sobre una nube blanca cuando desciende en persona, en medio de aquellos que lo han añorado y extrañado durante miles de años. El hombre ha anhelado que el Salvador regrese y se reúna con el pueblo, esto es, que vuelva al pueblo del que ha estado separado durante miles de años. Y el hombre espera que Él lleve a cabo de nuevo la obra de redención que realizó entre los judíos, que sea compasivo y amoroso con los hombres, perdone sus pecados, cargue con ellos, e incluso con todas las transgresiones del hombre, y libere a este del pecado. Anhelan que Jesús el Salvador sea el mismo que antes, un Salvador que sea adorable, afable y venerable, que nunca esté airado con el hombre, ni le haga reproches. Este Salvador perdona y carga con todos los pecados del hombre, e incluso muere en la cruz una vez más por él. Desde que Jesús partió, los discípulos que lo siguieron, y todos los santos que se salvaron gracias a Su nombre, lo han estado añorando desesperadamente y esperándolo. Todos aquellos que fueron salvados por la gracia de Jesucristo durante la Era de la Gracia han estado anhelando ese día gozoso durante los últimos días, cuando Jesús el Salvador llegue en una nube blanca y aparezca entre los hombres. Por supuesto, este también es el deseo colectivo de todos aquellos que aceptan el nombre de Jesús el Salvador hoy. A lo largo del universo, todos aquellos que saben de la salvación de Jesús el Salvador han anhelado desesperadamente la llegada repentina de Jesucristo, para cumplir las palabras de Jesús cuando estaba en la tierra: “llegaré tal como partí”. El hombre cree que, después de la crucifixión y la resurrección, Jesús volvió al cielo sobre una nube blanca, y tomó Su lugar a la diestra del Altísimo. De forma parecida, el hombre concibe que Jesús descenderá, de nuevo sobre una nube blanca (esta nube hace referencia a la nube sobre la que Jesús cabalgó cuando volvió al cielo), en medio de aquellos que lo han anhelado desesperadamente durante miles de años, y que llevará la imagen y las vestiduras de los judíos. Después de aparecerse al hombre, le concederá comida, y hará que el agua de vida brote para él, y vivirá en medio de él, lleno de gracia y amor, vivo y real. Y así sucesivamente. Pero Jesús el Salvador no hizo esto; hizo lo contrario de lo que el hombre concibió. No llegó en medio de los que habían anhelado Su retorno, y no apareció a todos los hombres mientras cabalgaba sobre la nube blanca. Él ya ha llegado, pero el hombre no lo conoce, y sigue ignorando Su llegada. El hombre solamente está esperándolo sin propósito, sin saber que Él ya ha descendido sobre una nube blanca (la nube que es Su Espíritu, Sus palabras, todo Su carácter y todo lo que Él es), y está ahora entre un grupo de vencedores que formará durante los últimos días. El hombre no sabe esto: Aunque el santo Salvador Jesús está lleno de afecto y amor hacia el hombre, ¿cómo podía obrar en “templos” habitados por la inmundicia y espíritus inmundos? Aunque el hombre ha estado esperando Su llegada, ¿cómo podía aparecerse a aquellos que comían la carne de los injustos, bebían la sangre de los injustos, vestían las ropas de los injustos, que creen en Él pero no lo conocen, y que constantemente lo chantajean? El hombre solo sabe que Jesús el Salvador está lleno de amor y compasión, y es la ofrenda por el pecado llena de redención. Sin embargo, no tiene ni idea de que es Dios mismo, que está rebosando justicia, majestad, ira, y juicio, y posee autoridad y está lleno de dignidad. Así pues, aunque el hombre anhela con impaciencia y ansía el retorno del Redentor, e incluso el cielo se conmueve con las oraciones del hombre, Jesús el Salvador no se aparece a aquellos que creen en Él pero no lo conocen.

de ‘El Salvador ya ha regresado en una “nube blanca”’ en “La Palabra manifestada en carne”

Dios guarda silencio y nunca se nos ha aparecido, sin embargo, Su obra nunca se ha detenido. Ve todas las tierras y manda a todas las cosas y contempla todas las palabras y obras del hombre. Su gestión es conducida por pasos, y de acuerdo a Su plan. Este avanza en silencio, sin un efecto dramático, pero Sus pisadas avanzan cada vez más cerca de la humanidad, y Su tribunal se despliega en el universo a la velocidad de la luz, inmediatamente seguido por el descenso de Su trono entre nosotros. ¡Qué escena tan majestuosa es esta; qué cuadro tan imponente y solemne! Como una paloma, como un león rugiente, el Espíritu llega entre todos nosotros. Es sabio, es justo y majestuoso; Él llega entre nosotros en silencio, dueño de la autoridad y lleno de amor y compasión. Nadie está consciente de Su llegada, nadie acoge Su llegada y, más aún, nadie sabe todo lo que va a hacer. La vida del hombre sigue sin cambios; su corazón no es diferente y los días transcurren como siempre. Dios vive entre nosotros como una persona ordinaria, como un seguidor tremendamente insignificante y un creyente ordinario. Él tiene Sus propias búsquedas, Sus propias metas y, además, tiene una divinidad que ningún hombre ordinario posee. Nadie se ha dado cuenta de la existencia de Su divinidad, ni nadie ha percibido la diferencia entre Su esencia y la del hombre. Vivimos junto con Él, sin restricciones y sin temor, porque lo vemos como nada más que un creyente insignificante.

de ‘Contemplando la aparición de Dios en Su juicio y Su castigo’ en “La Palabra manifestada en carne”

Las personas que no aceptan la verdad, pero que esperan ciegamente la llegada de Jesús sobre nubes blancas, blasfemarán sin duda contra el Espíritu Santo, y son la raza que será destruida. Deseáis simplemente la gracia de Jesús, y solo queréis disfrutar el gozoso reino del cielo, pero nunca habéis obedecido Sus palabras ni habéis recibido la verdad expresada por Él cuando vuelva a la carne. ¿Qué ofreceréis a cambio de la realidad del regreso de Jesús sobre una nube blanca? ¿La sinceridad con la que cometéis repetidamente pecados, y después los confesáis, una y otra vez? ¿Qué ofreceréis en sacrificio a Jesús, que vuelve sobre una nube blanca? ¿Los años de obra con los que os exaltáis a vosotros mismos? ¿Qué ofreceréis para hacer que el Jesús retornado confíe en vosotros? ¿Vuestra naturaleza arrogante, que no obedece a ninguna verdad?

de ‘Cuando veas el cuerpo espiritual de Jesús será cuando Dios haya hecho de nuevo el cielo y la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Os digo, aquellos que creen en Dios por las señales son sin duda la categoría que sufrirá la destrucción. Los que son incapaces de aceptar las palabras de Jesús, que ha vuelto a la carne, son sin duda la progenie del infierno, los descendientes del arcángel, la categoría que será sometida a la destrucción eterna. Muchas personas pueden no preocuparse por lo que digo, pero sigo queriendo decirle a cada uno de estos llamados santos que siguen a Jesús que, cuando veáis a éste descendiendo del cielo sobre una nube blanca con vuestros propios ojos, ésta será la aparición pública del Sol de justicia. Quizás será un momento de gran entusiasmo para ti, pero deberías saber que el momento en el que veas a Jesús descendiendo del cielo es también el momento en el que irás al infierno a ser castigado. Ese momento anunciará el final del plan de gestión de Dios, y será cuando Él recompense a los buenos y castigue a los malos. Porque Su juicio habrá terminado antes de que el hombre vea señales, cuando sólo esté la expresión de la verdad. Aquellos que acepten la verdad y no busquen señales, y por tanto hayan sido purificados, habrán retornado delante del trono de Dios y entrado en el abrazo del Creador. Sólo aquellos que persisten en la creencia de que “El Jesús que no cabalgue sobre una nube blanca es un falso Cristo” se verán sometidos al castigo eterno, porque sólo creen en el Jesús que exhibe señales, pero no reconocen al Jesús que proclama un juicio severo y manifiesta el camino verdadero de la vida. Y por tanto, sólo puede ser que Jesús trate con ellos cuando Él vuelva abiertamente sobre una nube blanca. Son demasiado tozudos, confían demasiado en sí mismos, son demasiado arrogantes. ¿Cómo puede recompensar Jesús a semejantes degenerados? El regreso de Jesús es una gran salvación para aquellos que son capaces de aceptar la verdad, pero para los que son incapaces de hacerlo es una señal de condenación. Debéis elegir vuestra propia senda, y no blasfemar contra el Espíritu Santo y rechazar la verdad. No debéis ser personas ignorantes y arrogantes, sino alguien que obedece la dirección del Espíritu Santo, anhela y busca la verdad; sólo así os beneficiaréis.

de ‘Cuando veas el cuerpo espiritual de Jesús será cuando Dios haya hecho de nuevo el cielo y la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Mi esperanza es que los hermanos y hermanas, que buscan la aparición de Dios, no repitan la tragedia histórica. No debéis convertiros en los fariseos de los tiempos modernos y clavar a Dios de nuevo en la cruz. Deberíais considerar cuidadosamente cómo dar la bienvenida al retorno de Dios, y tener una mente clara acerca de cómo ser alguien que se somete a la verdad. Esta es la responsabilidad de todo aquel que está esperando que Jesús vuelva con las nubes. Deberíamos frotarnos nuestros ojos espirituales, y no caer presas de las palabras llenas de ilusiones. Deberíamos pensar en la obra actual de Dios, y echar un vistazo a Su lado práctico. No os dejéis llevar por las fantasías ni os perdáis en ilusiones buscando siempre el día en que el Señor Jesús descienda repentinamente sobre vosotros en una nube para llevaros a vosotros que nunca lo habéis conocido o visto, y que no sabéis cómo hacer Su voluntad. ¡Es mejor pensar en asuntos prácticos!

de ‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

(V) – La maravillosa objeción de una cristiana a las ideas de un pastor de las Tres Autonomías

El PCCh invita a un pastor de la Iglesia de las Tres Autonomías para que trate de lavar el cerebro y convertir a una cristiana. La cristiana y el pastor entablan un debate maravilloso en respuesta a las ideas lanzadas por el pastor de las Tres Autonomías. ¿Cómo va a contraatacar esta cristiana al pastor? ¿Por qué terminará fracasando este intento del PCCh del lavado de cerebro y la conversión?

Película cristiana | Historia de un interrogatorio (V) – La maravillosa objeción de una cristiana a las ideas de un pastor de las Tres Autonomías

El PCCh invita a un pastor de la Iglesia de las Tres Autonomías para que trate de lavar el cerebro y convertir a una cristiana. La cristiana y el pastor entablan un debate maravilloso en respuesta a las ideas lanzadas por el pastor de las Tres Autonomías. ¿Cómo va a contraatacar esta cristiana al pastor? ¿Por qué terminará fracasando este intento del PCCh del lavado de cerebro y la conversión?

Recomendación:Reflexiones cristianas

Algunas personas creen que la fe en Dios debe basarse en la Biblia, pero ¿puede conseguir realmente la salvación la fe basada en la Biblia?

Versículos bíblicos como referencia:

Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida (Juan5:39-40).

Versículos bíblicos como referencia:

Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida (Juan5:39-40).

La respuesta de la palabra de Dios:

Sólo ella puede salvar al hombre. La Biblia no puede salvar al hombre; no ha cambiado en absoluto durante varios miles de años y, si la adoras, nunca obtendrás la obra del Espíritu Santo.

de ‘Relativo a la Biblia (3)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Las personas han estudiado la Biblia durante todos estos años, han venido con muchas explicaciones, y realizado mucho trabajo; también tienen muchas opiniones diferentes acerca de ella, que debaten interminablemente, de manera que se han formado más de dos mil denominaciones hoy. Todos quieren encontrar algunas explicaciones especiales, o misterios más profundos en la Biblia, quieren explorarla, y encontrar en ella el trasfondo de la obra de Jehová en Israel, de la de Jesús en Judea, o más misterios que nadie más conoce. El acercamiento de las personas a la Biblia se produce por obsesión y fe, y nadie puede aclarar del todo la historia interna o la esencia de la misma. Así pues, el resultado es que las personas siguen teniendo hoy una sensación indescriptible de magia cuando se trata de la Biblia; aún más que eso, están obsesionadas con ella, y tienen fe en ella. Hoy en día, todos quieren encontrar las profecías de la obra de los últimos días en la Biblia, quieren descubrir qué obra hace Dios durante los últimos días y qué señales hay para los últimos días. De esta forma, su adoración de la Biblia se vuelve más ferviente, y mientras más se acercan los últimos días, más credibilidad dan a sus profecías, particularmente a las relativas a estos. Con esa creencia ciega en la Biblia, con esa confianza en ella, no tienen deseo de buscar la obra del Espíritu Santo. En las ideas de las personas, piensan que sólo ella puede traer la obra del Espíritu Santo; sólo en ella pueden encontrar los pasos de Dios; sólo en ella están escondidos los misterios de Su obra; sólo la Biblia —no otros libros o personas— puede clarificar todo lo de Dios y la totalidad de Su obra; la Biblia puede traer la obra del cielo a la tierra; y puede tanto comenzar como concluir las eras. Con estos conceptos, las personas no tienen inclinación a buscar la obra del Espíritu Santo. Así pues, independientemente de cuánta ayuda prestara la Biblia a las personas en el pasado, esta ha pasado a ser un obstáculo para la obra más reciente de Dios. Sin ella, las personas podrían buscar los pasos de Dios en cualquier otro lugar; pero hoy, la Biblia los ha contenido, y extender Su obra reciente ha pasado a ser doblemente difícil, y una ardua lucha. Todo esto se debe a los capítulos y los dichos famosos de la Biblia, así como sus diversas profecías. La Biblia se ha vuelto un ídolo en las mentes de las personas, un enigma en sus cerebros, y son simplemente incapaces de creer que Dios puede obrar excluyéndola, de creer que las personas pueden encontrar a Dios fuera de la Biblia, y mucho menos son capaces de creer que Dios podría apartarse de ella durante la obra final y comenzar de nuevo. Esto es impensable para las personas; no pueden creerlo ni imaginarlo. La Biblia se ha convertido en un gran obstáculo para que los hombres acepten la nueva obra de Dios, y ha dificultado su desarrollo.

de ‘Relativo a la Biblia (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”

La Biblia es un libro histórico, y si hubieras comido y bebido el Antiguo Testamento durante la Era de la Gracia, si hubieras puesto en práctica lo exigido en la época del Antiguo Testamento en la Era de la Gracia, Jesús te habría rechazado y condenado; si hubieras aplicado el Antiguo Testamento a la obra de Jesús, habrías sido un fariseo. Si hoy pones juntos el Antiguo y el Nuevo Testamento para comerlos y beberlos, y practicar, el Dios de hoy te condenará; ¡habrás quedado atrás en la obra actual del Espíritu Santo! ¡Si comes el Antiguo y el Nuevo Testamento, estás fuera de la corriente del Espíritu Santo! […]

La obra realizada por Jesús durante la época del Nuevo Testamento abrió una nueva obra: Él no obraba según la del Antiguo Testamento, ni aplicaba las palabras habladas por Jehová del Antiguo Testamento. Él hacía Su propia obra, una más nueva y más elevada que la ley. Por eso dijo: “No penséis que he venido a destruir la ley o a los profetas; Yo no he venido a destruirla sino a hacer que se cumpla”. Así pues, de acuerdo con lo que Él cumplió, rompió con mucha doctrina. Llevaba a los discípulos a los campos de trigo a recoger y comer los granos. No guardaba el día de reposo y dijo: “El Hijo del Hombre es Señor incluso del día de reposo”. En esa época, según las normas de los israelitas, quienquiera que no guardase el día de reposo sería apedreado hasta la muerte. Sin embargo, Jesús nunca entró en el templo ni guardó el día de reposo, y Jehová no llevó a cabo Su obra durante la época del Antiguo Testamento. Por tanto, la obra realizada por Jesús sobrepasó la ley del Antiguo Testamento, era más elevada que esta y no concordaba con ella. Durante la Era de la Gracia, Jesús no obró según la ley del Antiguo Testamento, había desafiado esas doctrinas. Hoy sigue habiendo personas que se adhieren a la Biblia, y a la ley del Antiguo Testamento en particular, ¿no niega esto la obra de Jesús? Algunos dicen que la Biblia es un libro sagrado, que debe leerse, y algunos dicen que la obra de Dios debe sostenerse para siempre, que el Antiguo Testamento es el pacto de Dios con los israelitas, que no se puede prescindir de él, ¡y que el día de reposo siempre debe guardarse! ¿No son ridículos? ¿Por qué no guardaba Jesús el día de reposo? ¿Estaba pecando? ¿Quién puede ver a través de tales cosas? Independientemente de cómo leas la Biblia, será imposible conocer la obra de Dios usando los poderes de comprensión del hombre. No sólo no obtendrás un conocimiento puro de Dios, sino que tus ideas se volverán cada vez más atroces, de forma que empezarás a oponerte a Dios. De no ser por la encarnación de Dios hoy, las personas se perderían por sus propios conceptos, y morirían en medio del castigo de Dios.

de ‘Relativo a la Biblia (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si deseas ver la obra de la Era de la Ley, y cómo siguieron los israelitas el camino de Jehová, debes leer el Antiguo Testamento; si deseas entender la obra de la Era de la Gracia, debes leer el Nuevo Testamento. ¿Pero cómo ves la obra de los últimos días? Debes aceptar el liderazgo del Dios de hoy, y entrar en la obra de hoy, porque esta es la nueva obra, y nadie la ha registrado anteriormente en la Biblia. Hoy, Dios se ha hecho carne y ha seleccionado a otros escogidos en China. Él obra en estas personas, continúa Su obra en la tierra, continúa la obra de la Era de la Gracia. La obra de hoy es una senda por la que el hombre nunca ha caminado, y que nadie ha visto nunca. Es una obra que nunca se ha hecho antes: es la obra más reciente de Dios en la tierra. Así pues, la obra que nunca se ha hecho antes no es historia, porque ahora es ahora, y aún no se ha convertido en pasado. Las personas no saben que Dios ha hecho una obra mayor y más nueva en la tierra, y fuera de Israel, que ya ha ido más allá del ámbito de este, así como de las predicciones de los profetas, que es una obra nueva y maravillosa fuera de las profecías, y una obra más nueva más allá de Israel, que las personas no pueden percibir ni imaginar. ¿Cómo podría contener la Biblia registros explícitos de tal obra? ¿Quién podría haber registrado cada pedazo de la obra de hoy, sin omisión, de antemano? ¿Quién podría registrar esta obra más poderosa y sabia que desafía a las convenciones del viejo libro enmohecido? La obra de hoy no es historia, y como tal, si deseas caminar por la nueva senda de hoy, debes salir de la Biblia, ir más allá de los libros de profecía o historia en ella. Sólo entonces serás capaz de caminar por la nueva senda apropiadamente, y sólo entonces serás capaz de entrar en la nueva esfera y en la nueva obra.

de ‘Relativo a la Biblia (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si hay un camino más elevado, ¿por qué estudiar ese más bajo y obsoleto? Si hay declaraciones y una obra más nuevas, ¿por qué vivir entre relatos históricos? Las nuevas declaraciones pueden proveer para ti, lo que demuestra que esta es la nueva obra; los viejos relatos no pueden saciarte ni satisfacer tus necesidades actuales, y esto significa que son historia, y no la obra del aquí y ahora. El camino más elevado es la obra más nueva, y con ella, por muy alto que fuera el camino del pasado, sigue siendo la historia de las reflexiones de las personas; independientemente de su valor como referencia, sigue siendo el camino antiguo. Aunque se registra en el “libro sagrado”, el camino antiguo es historia; aunque no hay constancia del mismo en el “libro sagrado”, el nuevo camino es del aquí y el ahora. Este puede salvarte y cambiarte, porque es la obra del Espíritu Santo.

de ‘Relativo a la Biblia (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Aquellos que son controlados por los reglamentos, las letras y están encadenados por la historia, nunca podrán obtener la vida y nunca podrán obtener el camino perpetuo de la vida. Esto es así porque todo lo que tienen es agua turbia que ha estado estancada por miles de años en vez del agua de vida que fluye desde el trono. Aquellos que no reciben el agua de la vida siempre seguirán siendo cadáveres, juguetes de Satanás e hijos del infierno. ¿Cómo pueden, entonces, contemplar a Dios? Si sólo tratas de aferrarte al pasado, si sólo tratas de mantener las cosas como están quedándote quieto, y no tratas de cambiar el estado actual y descartar la historia, entonces, ¿no siempre estarás en contra de Dios? Los pasos de la obra de Dios son vastos y poderosos, como olas agitadas y fuertes truenos, pero te sientas y pasivamente esperas la destrucción, apegándote a tu locura y sin hacer nada. De esta manera, ¿cómo puedes ser considerado alguien que sigue los pasos del Cordero? ¿Cómo puedes justificar al Dios al que te aferras como un Dios que siempre es nuevo y nunca viejo? ¿Y cómo pueden las palabras de tus libros amarillentos llevarte a una nueva era? ¿Cómo pueden llevarte a buscar los pasos de la obra de Dios? ¿Y cómo pueden llevarte al cielo? Lo que sostienes en tus manos son las palabras que sólo pueden darte consuelo temporal, no las verdades que pueden darte la vida. Las escrituras que lees son eso que sólo pueden enriquecer tu lengua, no las filosofías que te ayudan a conocer la vida humana, y menos aun los caminos que te pueden llevar a la perfección. […] observes quién está obrando ahora, quién está llevando ahora a cabo la obra de salvar al hombre durante los últimos días. Si no lo haces, nunca obtendrás la verdad y nunca obtendrás la vida.

de ‘Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna’ en “La Palabra manifestada en carne”

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

¿Es la Biblia inspirada por Dios? ¿Cuál es la verdad?

Hablando de la Biblia, cada uno de nosotros muestra un gran respeto por ella. Durante miles de años, ningún otro libro puede ocupar su lugar sagrado en los corazones de nosotros, los cristianos. Desde que comenzamos a creer en el Señor, los pastores y los ancianos siempre nos han dicho: “La Biblia es el único estándar para nuestra creencia y nuestra vida, y cada palabra en la Biblia está inspirada por Dios, sin ningún error”.

Hablando de la Biblia, cada uno de nosotros muestra un gran respeto por ella. Durante miles de años, ningún otro libro puede ocupar su lugar sagrado en los corazones de nosotros, los cristianos. Desde que comenzamos a creer en el Señor, los pastores y los ancianos siempre nos han dicho: “La Biblia es el único estándar para nuestra creencia y nuestra vida, y cada palabra en la Biblia está inspirada por Dios, sin ningún error”. Después, yo vi que 2 Timoteo 3:16 dice: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia”. Entonces, creí aún más el dicho “La Biblia está dada por la inspiración de Dios”.

Sin embargo, el otro día, cuando navegué en el chat grupal, encontré a un hermano que publicó: “¿El punto de vista ‘La Biblia está dada por la inspiración de Dios’ de acuerdo con los hechos? ¿Está basado en las palabras de Dios? Estoy dispuesto a conversar con ustedes”. Me atrajo de inmediato este post, y pensé para mí: ¿Es el punto de vista: “La Biblia está dada por la inspiración de Dios” no es cierto? ¿Cómo es esto posible? Inmediatamente publiqué un mensaje en el grupo, buscando esta pregunta. Pronto, respondió a mi publicación, y su respuesta fue la siguiente:

“¡Hola! En cuanto a ‘¿Toda la Escritura es dada por inspiración de Dios?’, Tengo tal entendimiento: Primero, tenemos que saber cuál es el trasfondo cuando Pablo dijo: ‘Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia’ (2 Timoteo 3:16). De acuerdo con los hechos históricos, podemos ver que cuando Pablo escribió cartas a la iglesia de Timoteo, solo existía el Antiguo Testamento. El Nuevo Testamento no había sido compilado en un libro, y solo se guardaban docenas de cartas en las iglesias. Así que la palabra de Pablo se refiere al Antiguo Testamento, porque los israelitas solo consideraban el Antiguo Testamento como la Biblia. El Nuevo Testamento surgió después de 300 de Cristo. En ese momento, los líderes de esas iglesias se reunieron. Pensaban que los últimos días estaban cerca, y debían recoger las palabras del Señor Jesús y las cartas de los apóstoles, recopilarlas en un libro, como el Antiguo Testamento, y repartirlo entre todas las iglesias. Entonces recogieron las cartas escritas por los discípulos y apóstoles del Señor Jesús. Finalmente, a través del estudio y la confirmación, seleccionaron 27 letras como el canon del Nuevo Testamento, y posteriormente las combinaron con el Antiguo Testamento para convertirse en el contenido completo de la Biblia. Así es como nacieron el Antiguo y el Nuevo Testamento”.

Después de leer la conclusión del hermano, pensé que tenía sentido. Nunca había tenido en cuenta el contexto de la palabra de Pablo e incluso consideré que toda la Biblia fue inspirada por Dios, como consecuencia de lo cual presté gran atención a todas las palabras en el Nuevo Testamento y las consideré como las palabras de Dios. No fue hasta entonces que me di cuenta de que “Toda la escritura se da por inspiración de Dios”, dijo Pablo al referirse al Antiguo Testamento. Mientras meditaba, él había enviado otro pasaje:

“Además, incluso si es el Antiguo Testamento, no podemos decir que todo está inspirado por Dios. Al buscar en la Biblia, podemos ver que solo lo que Jehová instruyó a los profetas que dijera, y lo que se les pidió a los profetas que transmitieran, son las palabras de Dios. Además, Dios nunca dijo que toda la Biblia fue dada por inspiración de Él, no había tal palabra en los Profetas, el Señor nunca dijo esto, y los apóstoles nunca dijeron que sus cartas y testimonios provenían de la inspiración de Dios, y mucho menos se atrevían a decir que fueron palabras de Dios, éste es el hecho. Sin embargo, más tarde, todos los creyentes en Dios creen que el Antiguo y el Nuevo Testamento, aunque escritos por hombres, fueron dados por inspiración de Dios. Entonces, reflexionemos: ¿este conocimiento es real?

“De hecho no es real, porque no tiene la confirmación de las palabras de Dios, y mucho menos hay una base fáctica”, respondí rápidamente. Posteriormente, él me respondió:

“‘Toda la Escritura se da por inspiración de Dios’ y ‘Todas las palabras en la Biblia son todas las palabras de Dios’ son nuestras opiniones humanas. Jesucristo dijo: ‘Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;’ (Juan 5:39). De las palabras del Señor, podemos ver que la Biblia es un testimonio de Dios y un registro de la obra de Dios, y dicho así es práctico. Cada paso de la obra de Dios va acompañado de la guerra entre Dios y las fuerzas malvadas de Satanás, y los registros en la Biblia se basan en la obra de Dios, así que no solo hay palabras de Dios en la Biblia, sino también las palabras de varias personas y de Satanás, que es un hecho que nadie puede negar. En la Biblia, aparte de la palabra de Jehová Dios y del Señor Jesús y las palabras que Dios reveló a los profetas, la mayoría del resto se puede categorizar como registros históricos y experiencias del hombre. Por lo tanto, el dicho ‘Toda la Biblia se da por inspiración de Dios y todas las palabras de Dios’ no es real. Si los humanos podemos exaltar a Dios y tener corazones reverentes a Dios, entonces nos será imposible tomar las palabras del hombre en la Biblia como las de Dios, y mucho menos considerar a las personas usadas por Dios como iguales de Dios. De lo contrario, ¿no es blasfemo para Dios?

A través de su comunicación, lo entendí más claramente en mi corazón. De hecho, independientemente del Antiguo Testamento o del Nuevo Testamento, la mayoría de los contenidos son ciertamente registros de la obra de Dios. En ellos están contenidas algunas palabras de Dios, que son solo una parte muy pequeña. En el resto de las palabras, algunas son las declaraciones de los eventos, algunas son palabras del hombre, algunas son de Satanás, etc. Si consideramos todas estas palabras como las palabras de Dios, ¿no son conceptos confusos o una comprensión absurda? Nosotros, los hombres, somos parte de la creación, ¿cómo podríamos compararnos con Dios? La naturaleza de este problema es tan grave… Al meditar, recibí de él otro pasaje de palabras, y esto me permitió comprender más claramente la gravedad de aferrarme a estas nociones.

Él dijo: “Si insistimos en que las palabras de los hombres son las de Dios, ¿qué consecuencia vendrá de tal acción? En realidad, todos podemos ver: todo el mundo religioso considera las palabras del hombre como las palabras de Dios. Como resultado, al dar sermones, comunicar o testificar, están citando las palabras del hombre cada vez más frecuentemente, pero las palabras de Dios cada vez son menos. Las palabras del hombre se ajustan a nuestras nociones e imaginaciones, por lo que todos preferimos aceptar y citar las palabras del hombre. Como resultado, todas las palabras de Dios han sido anuladas involuntariamente. ¿No es esta una manera de traicionar o resistir a Dios? ¿No es esta una manera de estar en enemistad con Dios? ¿No nos caemos por el malvado plan de Satanás? La naturaleza de este problema es tan grave. Jesucristo dijo: ‘Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí’(Juan 14:6). De esto sabemos que las palabras de Dios son la verdad y la vida, y ¿qué hay del hombre? Obedecer las palabras de Dios nos permite entrar al reino de los cielos y obtener la vida eterna. ¿Podemos tener la vida eterna al aferrarnos a las palabras del hombre? Si abandonamos las palabras de Dios, ¿no significa que abandonamos la oportunidad de entrar en el reino de los cielos y ganar la vida eterna?”

Después de ver su respuesta, me sentí sorprendido: nunca pensé que fuera tan grave aferrarme a esta noción. Reflexionando cuidadosamente, descubrí que efectivamente era un hecho. Debido a que creemos que todas las palabras en la Biblia están dadas por inspiración de Dios, creemos que debemos tener en cuenta cada palabra de la Biblia y, naturalmente, prestar poca atención a las palabras de Dios cuando leemos la Biblia. Además, las palabras de Dios son más profundas, por lo que debemos pagar un precio mayor para practicarlas; mientras que las palabras del hombre son fáciles de entender y practicar, y están en línea con nuestras nociones, entonces, naturalmente, elegimos aferrarnos a las palabras del hombre. Tal como dijo Jesucristo: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21). Mientras Pablo decía, “que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo; porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación” (Romanos 10:9-10). Entonces, de acuerdo con las palabras del Señor Jesús, solo siguiendo el camino de Dios podemos entrar al reino de los cielos y tener vida eterna, lo cual requiere que paguemos un gran precio y suframos mucho. Si bien, según las palabras de Pablo, podemos entrar en el reino de los cielos confiando únicamente en la gracia del Señor y no necesitamos pagar ningún precio. Naturalmente, elegimos aferrarnos a las palabras de Pablo, dejando de lado las palabras del Señor Jesús. No nos enfocamos en buscar la voluntad de Dios ni en cómo practicar los requisitos del Señor en nuestra vida. Ahora piénselo: el Señor es el Rey del reino de los cielos, y si no creemos en Dios basándonos en los requisitos del Señor Jesús, ¿podemos ser aprobados por Dios? Cuando llegue el momento de juzgar a los humanos con Sus palabras, de separar al hombre según su especie y de recompensar a los buenos y castigar a los malvados, descubriremos que a lo que nos aferramos no son las palabras de Dios, Sus requisitos de nosotros los humanos, y luego lloraremos, crujiremos los dientes y golpearemos nuestros pechos. Es tan terrible incluso pensar en esto.

En ese momento, no pude evitar suspirar de emoción: la comunión del hermano está bien fundada, y me hace tener un poco de discernimiento sobre las palabras “Toda la Escritura es inspirada por Dios”. Ahora entendí que debía centrarme en las palabras de Dios cuando leo las Escrituras. Solo las palabras de Dios son la verdad, el camino y la vida, y son el único estándar para que entremos en el reino de los cielos. Incluso si con la inspiración y la iluminación del Espíritu Santo, conforme a la verdad y la voluntad de Dios, las palabras del hombre no pueden ser tratadas como las palabras de Dios y la verdad. Si solo nos enfocamos en escuchar las palabras del hombre pero no en practicar las palabras de Dios, somos propensos a caminar por nuestros propios caminos, e incluso podemos traicionar y resistir a Dios. Parece que necesito comunicar con aquellos que entienden la verdad si me encuentro en problemas que no entiendo…

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Historia de un interrogatorio (IV) Obedecer el régimen gobernante no es lo mismo que obedecer a Dios

Con el fin de engañar y tentar a una cristiana para que abandonara a Dios, el PCCh llamó a un pastor de una iglesia de las Tres Autonomías para lavarle el cerebro, y esta cristiana y el pastor entablaron un debate maravilloso sobre las palabras de Pablo: «Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan; porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas» (Romanos 13:1).

Película cristiana | Historia de un interrogatorio (IV) Obedecer el régimen gobernante no es lo mismo que obedecer a Dios

Con el fin de engañar y tentar a una cristiana para que abandonara a Dios, el PCCh llamó a un pastor de una iglesia de las Tres Autonomías para lavarle el cerebro, y esta cristiana y el pastor entablaron un debate maravilloso sobre las palabras de Pablo: «Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan; porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas» (Romanos 13:1). ¿Cuáles son sus diferentes interpretaciones de estas palabras? El pastor de las Tres Autonomías está sujeto al PCCh y elige el camino de la Iglesia de las Tres Autonomías. ¿Qué motivo oculto esconde en realidad? ¿Cómo refutará la cristiana el argumento del pastor sobre» el estar sujeto a las autoridades superiores»?

Scripture quotations taken from www.LBLA.com . Copyright by The Lockman Foundation.

Recomendación: Reflexiones cristianas

¿Es la Biblia completamente la Palabra de Dios?

Hermanos y hermanas de La Etapa Amorosa:

La Biblia es el canon del cristianismo, el fundamento de nuestra fe. Como creemos en el Señor, cada uno de nosotros ha tenido una Biblia. Leemos la Biblia con frecuencia y la valoramos como un tesoro. Además, tomamos aún más las palabras de la Biblia como el estándar más elevado en nuestra vida y trabajamos duro para seguir.

Hermanos y hermanas de La Etapa Amorosa:

La Biblia es el canon del cristianismo, el fundamento de nuestra fe. Como creemos en el Señor, cada uno de nosotros ha tenido una Biblia. Leemos la Biblia con frecuencia y la valoramos como un tesoro. Además, tomamos aún más las palabras de la Biblia como el estándar más elevado en nuestra vida y trabajamos duro para seguir. Pablo dijo: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:16). Esto nos hace pensar aún más que todas las escrituras están inspiradas por Dios. Algunas personas dicen que en la Biblia están las palabras de Satanás y el asno hablando con Balaam. Obviamente, no son las palabras de Dios. ¿Puedo preguntar, las palabras en la Biblia no son todas las palabras de Dios? ¿Qué piensas de esta pregunta? Aiguang

Querido Aiguang:

Tu pregunta es muy buena. Recientemente, muchos hermanos y hermanas también nos preguntan sobre esta pregunta. Vamos a buscarlo juntos.

Muchos hermanos y hermanas creen en estas palabras dichas por Pablo. Sin embargo, primero debemos saber que las palabras de Pablo son solo palabras del hombre, pero no pueden representar las palabras de Dios. Hay sesenta y seis libros en toda la Biblia, pero ningún versículo pone que Dios dijo que toda la escritura está inspirada por Dios o que las palabras en la Biblia son todas las palabras de Dios. Dado que Dios no dijo eso, ¿la declaración de Pablo se ajusta a la palabra de Dios? ¿Hay palabras del Espíritu Santo como prueba? Si esta declaración de Pablo es corroborada por las palabras de Jesucristo o del Espíritu Santo, entonces debemos aceptar y obedecer eso. Esto está completamente en línea con las intenciones del Señor. No importa quién sea, siempre y cuando sus palabras no estén respaldadas por las palabras de Jesucrito o del Espíritu Santo, no podemos aceptarlas a ciegas. Nosotros los hombres somos solo hombres, somos seres creados. Entonces, nuestras palabras no pueden representar la voluntad del Creador. Jesucristo en quien creemos es el Señor del cielo. Solo practicando según las palabras de Dios podemos ser aprobados por Dios.

Todos sabemos muy claramente que Pablo solía resistir a Dios y oponerse a Jesucristo. Es un hecho comúnmente reconocido que él fue el cabecilla de la oposición contra la obra de Jesucristo. Aunque Jesucristo escogió a Pablo como un apóstol para difundir el evangelio, Pablo todavía es un ser creado. Por lo tanto, sus palabras son, sin duda, las palabras de un hombre. Jesucristo es Dios, mientras que todos los apóstoles y discípulos de Jesucristo son hombres. No se pueden comparar con Jesucristo mismo. Entonces, cuando se trata de las palabras del hombre, no podemos aceptarlas y obedecerlas a ciegas. Debemos buscar si están en línea con la voluntad de Dios, lo cual es crucial para que podamos entrar en el reino de los cielos.

¿Cuál es el trasfondo de Pablo que dijo las palabras “Toda la Escritura es dada por inspiración de Dios”?

Dado que las personas piensan que todas las Escrituras están inspiradas por Dios y que todas las palabras en la Biblia son las palabras de Dios según 2 Timoteo 3:16, primero investiguemos el trasfondo de Pablo diciendo estas palabras. Como todos sabemos, las palabras “Toda la escritura se da por inspiración de Dios” fueron dichas por Pablo cuando escribió cartas a Timoteo. Cuando escribió cartas, solo existió el Antiguo Testamento. El Nuevo Testamento era simplemente docenas de cartas guardadas en las iglesias y no habían sido compiladas en un libro. No fue sino hasta después de 300 d. C. que nació el Nuevo Testamento. Es decir, el Nuevo Testamento existió doscientos años después de que Pablo escribiera cartas. Se puede ver que el trasfondo de las palabras de Pablo se refiere al Antiguo Testamento.

Sin embargo, desde Moisés escribiendo Génesis al Señor Jesús viniendo a obrar, pasaron por lo menos 1000 años. Pablo no conocía a ninguno de los autores del Antiguo Testamento en absoluto. ¿Cómo podría saber que el Antiguo Testamento fue inspirado por Dios? No podía saberlo a menos que los autores del Antiguo Testamento le dijeran personalmente o el Antiguo Testamento dijera claramente: “La Biblia está inspirada por Dios”. Pero esos autores no le dijeron eso y el Antiguo Testamento tampoco lo registra, que la Biblia fue inspirada por Dios, Entonces, lo que dijo Pablo no tiene base cierta.

Además, si decimos que la Biblia está completamente dada por la inspiración de Dios y que lo que está registrado en la Biblia son todas las palabras de Dios, entonces qué pasa con las palabras que la serpiente pronunció cuando tentó a Eva, las palabras dichas por Satanás cuando acusó a Job, las palabras que el asno le dijo a Balaam y las palabras de la banda de Coré. ¿Podemos decir que son las palabras de Dios? Hermanos y hermanas en el Señor todos saben: Satanás es el arcángel que traicionó a Dios y es el enemigo de Dios; el asno es un animal; mientras que la banda de Coré es la que resistió a Moisés y fue directamente destruida por Dios. Si insistimos en afirmar que sus palabras son las palabras de Dios, entonces estamos blasfemando a Dios. ¡Este es un problema serio en esencia! Por lo tanto, se puede ver que las palabras “Toda la Escritura se da por inspiración de Dios”, dijo Pablo son su propia imaginación y no están en línea con la verdad.

¿Qué palabras en la Biblia son las palabras de Dios?

De hecho, todas las palabras habladas por Dios están claramente marcadas en la Biblia. Las palabras que Jehová Dios ha iluminado a los profetas están siempre marcadas con “Así dice el Señor de los ejércitos”, “Así dijo el Señor”, etc. Por ejemplo, Ezequiel 34:11: “Porque así dice el Señor Dios: He aquí, yo mismo buscaré mis ovejas y velaré por ellas”. e Isaías 1: 2-3: “Oíd, cielos, y escucha, tierra, porque el Señor habla: Hijos crié y los hice crecer, mas ellos se han rebelado contra mí. El buey conoce a su dueño y el asno el pesebre de su amo; pero Israel no conoce, mi pueblo no tiene entendimiento”. Estos muestran que los profetas transmitían las palabras de Dios y se hacían eco de las palabras que Dios había dicho personalmente. Las palabras del Señor Jesús están marcadas con “Jesús les dijo”, “Jesús respondió y les dijo” y “Jesús dijo”; o las Escrituras nos dicen claramente que estas son las palabras que habló el Señor Jesús, como Mateo 4:19: “Y les dijo: Seguidme, y yo os haré pescadores de hombres”. Mateo 5: 1-4: “Y cuando vio las multitudes, subió al monte; y después de sentarse, sus discípulos se acercaron a El. Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo: Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados”. y Mateo 18:22: “Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete”. Las palabras de Dios en Apocalipsis son también claramente marcadas con “dijo el Señor”, “Y el que estaba sentado en el trono dijo”, y así sucesivamente. Por ejemplo, Apocalipsis 1: 8: “Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios— el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso”. y Apocalipsis 21: 5: “Y el que está sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y añadió: Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas”.

De estas escrituras podemos ver que en la Biblia solo las palabras de Jehová Dios, las palabras que Jehová habló a los profetas, las palabras dichas por el Señor Jesús mismo y las palabras que Dios reveló a Juan son las palabras de Dios; aparte de estas palabras, otras palabras son algunos hechos históricos o experiencias y conocimientos personales del hombre escritos por más de cuarenta autores. Aunque la mayoría de sus experiencias personales y conocimiento provienen de la iluminación del Espíritu Santo, no pueden equipararse a las palabras de Dios. Al igual que en el Antiguo Testamento, lo que la mayoría de las Escrituras documentan son algunos hechos históricos que Dios sí obró en la Era de la Ley; además, hay algunas palabras de Satanás, las palabras del asno, etc. En el Nuevo Testamento, aparte de las palabras de Dios citadas por varios autores, las palabras restantes son conocimiento, ideas y entendimientos del hombre, tales como las cartas de Pedro, Pablo y Timoteo. Sus letras solo representaban el trabajo del hombre y sus propias experiencias y conocimiento. Ellos escribieron para y ayudar y alentar a los hermanos y hermanas en las iglesias, lo cual no era lo que el Señor había dicho, sino estaba completamente fuera de la carga de la comisión del Señor. Además, nunca dijeron que sus palabras eran palabras de Dios y al comienzo de sus letras marcaron claramente su propio nombre. Esto es un hecho.

¿Cuál es la diferencia entre las palabras de Dios y las palabras del hombre?

Dios es el Creador y solo las palabras de Dios son la verdad, el camino y la vida; nosotros los humanos somos seres creados. Hay una diferencia sustancial entre el Creador y la creación. No se puede colocar en el mismo nivel y no se puede confundir entre sí. La obra de Dios y la palabra de Dios no pueden haber sido hechos por ningún hombre corrupto en lugar de Dios. En el transcurso de nosotros, los humanos que experimentamos la obra de Dios, no importa cuán grandes sean nuestras experiencias, entendimientos e iluminación del Espíritu Santo que beneficien a otras personas, no pueden ser tratadas como la palabra de Dios, sino que solo pueden usarse como referencia. Al igual que Pablo, Pedro y Mateo en ese momento, todos fueron utilizados por Dios, pero no fueron el Dios encarnado. Aunque sus cartas son beneficiosas y constructivas para los hermanos y hermanas en las iglesias, no se puede decir que sean las palabras del Espíritu Santo. ¡Esto es indudable! Las palabras de Dios son la expresión del carácter de Dios y todo lo que Él tiene y es. Son la realidad de las cosas positivas y pueden ser la vida del hombre. Las palabras pronunciadas por el hombre que se conforma con la verdad provienen todas de la experiencia del hombre y la comprensión de la palabra de Dios y la verdad, y todas representan la estatura del hombre en ese momento. Las palabras que se conforma con la verdad solo pueden brindarle a la gente un poco de ayuda y beneficio. No pueden ser la vida del hombre. Incluso con el esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo, siguen siendo las palabras del hombre, y no se puede comparar con la palabra de Dios en absoluto.

A través de la comunicación anterior, creo que todos sabemos que la Biblia no está inspirada por Dios y que la Biblia no es enteramente la palabra de Dios. Cuando tomamos las palabras del hombre como las palabras de Dios, es lo mismo que tratar al hombre como a Dios. Esto está traicionando la verdad y blasfemando a Dios. Por lo tanto, no importa cuánto sufrimiento hayamos sufrido, Dios no reconocerá este tipo de fe en nosotros. Jesucristo claramente nos dijo: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21). Entonces, si nosotros, creyentes en el Señor, queremos ser aprobados por el Señor, debemos tratar correctamente la Biblia y no podemos adorarla a ciegas. Cuando lo leemos, también debemos diferenciar claramente entre las palabras de Dios y las palabras del hombre. No importa qué cosas nos sobrevengan, debemos buscar y practicar según las palabras de Dios, y las palabras del hombre solo pueden usarse como referencia. Si las palabras del hombre están de acuerdo con la verdad, entonces las aceptamos; si no, las rechazamos. Solo practicando la fe de esta manera podemos actuar de acuerdo con la intención de Dios.

Espero que la respuesta anterior pueda ser útil para ti.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

(III) – Las increíbles refutaciones de los rumores y calumnias del PCCh por parte de los cristianos

Con el fin de engañar a los cristianos para que traicionen a Dios y abandonen su fe, el PCCh ha blasfemado abiertamente tanto a Cristo de los últimos días como al Señor Jesús, diciendo que ambos son gente corriente y que no son Dios encarnado. El PCCh ha difamado a los cristianos al decir que creen meramente en una persona y no en Dios.

Con el fin de engañar a los cristianos para que traicionen a Dios y abandonen su fe, el PCCh ha blasfemado abiertamente tanto a Cristo de los últimos días como al Señor Jesús, diciendo que ambos son gente corriente y que no son Dios encarnado. El PCCh ha difamado a los cristianos al decir que creen meramente en una persona y no en Dios. También ha difundido el rumor de que la Iglesia de Dios Todopoderoso fue creada por una persona, sólo porque el hombre que es usado por Dios es el que dirige todos los asuntos administrativos de la Iglesia. ¿Qué es realmente la encarnación? ¿Cómo nació la Iglesia de Dios Todopoderoso y quién la fundó? ¿Cómo están usando los cristianos la verdad y los hechos para contradecir los rumores y calumnias públicos que el PCCh propaga sobre Cristo y la Iglesia de Dios Todopoderoso?